Conservación, educación e investigación. Estos serán los pilares del modelo que impulsará la nueva dirección del Zoo de Barcelona liderada por el biólogo Antoni Alarcón. Un plan estratégico en el que el Ayuntamiento invertirá 15 millones de euros durante los dos próximos años.

Ante la amenaza de la perdida de la biodiversidad, el Zoo de Barcelona supone un escaparate, con más de un millón de visitas al año, a la hora de "intentar inculcar los hábitos necesarios para invertir este proceso" ha asegurado Alarcón, que ha señalado lla educación y la sensibilización como puntos básicos de su proyecto.

La teniente de alcalde de Ecología, Janet Sanz, ha señalado la importancia de esta instalación en la configuración de Barcelona y la necesidad de concretar en un plan estratégico las trasformaciones que ha de alcanzar el Zoo para adaptarse al modelo de "ciudad sostenible y a las demandas sociales".

En la misma línea, el segundo teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha afirmado que "el Zoo tiene futuro y se queda en la Ciutadella". De hecho, para garantizar la coherencia y la aplicación del plan estratégico del nuevo modelo del Zoo, la Fundación Barcelona Zoo supervisará su ejecucción.