Como cada verano, los vecinos de los barrios de montaña duermen un poco menos tranquilos. El calor y la baja humedad secan los bosques y claro, ellos los ven desde la ventana de casa. “Una cerilla y...”, explicaba con evidente preocupación José Luis Lorente, de la Associació de Veïns de Can Rectoret, durante la última audiencia pública de Sarrià-Sant Gervasi. En los últimos 20 años, el 90% de los incendios que se han registrado en el Parc de Collserola han sido provocados, ya fuera de forma voluntaria o por negligencia. Un descuido y se puede poner en riesgo a mucha gente.

La preocupación de los vecinos es comprensible, pero se entiende aún más repasando las estadísticas del año pasado. 2016 fue un año “excepcional” desde el punto de vista meteorológico, ya que el Plan Alfa (nombre en clave del operativo de vigilancia contra incendios de la Generalitat) estuvo activo durante el 75% de los 112 días en los que funciona el dispositivo de prevención de incendios en Collserola. En la zona de la sierra que linda con Barcelona hubo 72 prealertas meteorológicas y críticas, que se activan en función de las condiciones de humedad, viento y temperatura, más del doble que en 2014.
 


Esta condiciones excepcionales se tradujeron en más incendios. El año pasado hubo 32 solo en el entorno del parque que pertenece a la ciudad, cinco veces más que 2015. Y no solo eso. Se rompió una tendencia a la baja que se había iniciado en 2012 y el fuego se comió más superficie que nunca: 26 hectáreas, casi lo mismo que en los cuatro años anteriores juntos. Es cierto que la mayoría se quemaron durante los dos espectaculares incendios que arrasaron zonas de prado y matojo cerca de Nou Barris y Horta, uno de los cuales incluso obligó a desalojar dos escuelas por precaución.

DISPOSITIVOS EN MARCHA

Los responsables del distrito intentaron tranquilizar a los vecinos asegurando que el Ayuntamiento, a través de Bombers y Guàrdia Urbana, refuerza cada año los dispositivos de prevención de incendios para la campaña de verano, que acaba a mediados de septiembre. “No podemos controlar lo que pasa en otros municipios”, dijo Blas Navalón, consejero del PSC en Sarrià-Sant Gervasi. El Consorci del Parc Natural de la Serra de Collserola, que coordina la prevención de incendios junto a la Diputació de Barcelona, es el responsable último de la vigilancia y está en contacto permanente con los servicios de emergencia de los diferentes ayuntamientos.

Casi 1.800 hectáreas de Collserola corresponden a Barcelona y se dividen entre Les Corts, Sarrià-Sant Gervasi, Horta-Guinardó y Nou Barris

El Parc de Collserola tiene una superficie verde de más de 8.000 hectáreas que se reparten entre nueve poblaciones. De estas, casi 1.800 hectáreas corresponden a Barcelona y se dividen entre los distritos de Les Corts, Sarrià-Sant Gervasi, Horta-Guinardó y Nou Barris. Fuentes municipales han explicado a Metrópoli Abierta que el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS) “lleva meses preparando la campaña de verano” para dar una respuesta rápida y eficaz ante cualquier incendio que se pueda producir en las zonas forestales de la ciudad.

DIVISIÓN POR ZONAS

Uno de los cambios que anuncia el inicio de la campaña de prevención de incendios es la apertura del parque de bomberos de Vallvidrera, verdadero puesto avanzado para una rápida intervención y desde donde se hacen patrullas diarias entre el Forat del Vent y Santa Creu d'Olorda. Los parques de la Vall d'Hebron y el Eixample se encargan de vigilar la Carretera de les Aigües, la Carretera de Vallvidrera y los barrios de la vertiente norte del túnel, mientras que el de Sant Andreu controla la Carretera Alta de Roquetes, Torre Baró, la Carretera del Cementiri y Ciutat Meridiana.

Los bomberos realizan “salidas diarias de reconocimiento para identificar las mejores rutas de acceso y comprobar el estado de los caminos y las bocas de agua”. Estas expediciones sirven para preparar el terreno por si hay un incendio, pero también permiten que los bomberos se familiaricen con el entorno del parques y sus caminos, lo que a su vez se traduce en una respuesta más rápida y eficaz ante cualquier imprevisto. En coordinación con el Observatori Fabra, se controlan todas las variables meteorológicas y, en el caso de superar ciertas líneas rojas, se movilizan vehículos y efectivos extra.

Las unidades territoriales de la Guàrdia Urbana de Sarrià-Sant Gervasi, Horta-Guinardó y Nou Barris se encargan del control forestal y del patrullaje preventivo

En paralelo, las unidades territoriales de la Guàrdia Urbana de Sarrià-Sant Gervasi, Horta-Guinardó y Nou Barris se encargan del control forestal y del patrullaje preventivo en las zonas más cercanas a la ciudad. Se trata de grupos de agentes con formación y conocimientos específicos que conocen bien los accesos y los corredores rápidos para una eventual llegada de los servicios de emergencia. Uno de los focos principales es el patrullaje en zonas poco pobladas para conocer las necesidades de los vecinos y prestar cualquier servicio asistencial que requieran.

CONSEJOS EN CASO DE INCENDIO

Protección Civil de la Generalitat dispone de una página específica para saber cómo actuar en caso de incendio, sobre todo si el fuego llegara cerca de zonas habitadas. Si estás en casa y ves que se acerca el fuego, realiza lo siguiente (por orden cronológico):

1. Llamar al 112 y seguir las indicaciones del personal de emergencias.

2. En caso de desalojo, cerrar los interruptores de la luz y del gas, coger lo imprescindible (documentación, dinero y medicación) y dirigirse a dónde indiquen los servicios de seguridad.

3. Si el fuego envuelve la casa, lo aconsejable es refugiarse dentro, cerrar las puertas y ventanas y tapar cualquier agujero. Es importante llenar la bañera, el fregadero y el lavabo, mojar puertas y ventanas y colocar toallas mojadas debajo de las puertas.

4. Cerrar todos los suministros de combustible y protegerse con ropa de algodón o de lana. Si hay mucho humo, dejar las luces encendidas y respirar a ras de suelo.