Barcelona amaneció este sábado 13 de mayo con manifestaciones en cada punta de la ciudad. En Via Laietana 8-10, vecinos y entidades tomaban la calle para pedir que el edificio de titularidad municipal albergue viviendas públicas y comercios de proximidad. Paralelamente, Vallcarca lucía músculo para reclamar que se proteja su casco antiguo demostrando la unidad vecinal en torno a la defensa de un mismo modelo de barrio.  

Las consignas que se coreaban y los mensajes que se leían en las pancartas durante ambas manifestaciones podrían haber sido perfectamente intercambiables. Quizá la proximidad geográfica fuera nula, pero el objetivo era compartido: salvar la Barcelona de barrios y frenar la gentrificación que expulsa a sus vecinos.

VIA LAIETANA, PRIMER ASALTO 

Frente al majestuoso edificio de Via Laietana 8-10, centenares de vecinos, colectivos y asociaciones vecinales han unido sus voces para reclamar públicamente que el Ayuntamiento destine el equipamiento a aumentar el parque público de vivienda de alquiler de Ciutat Vella. 

Entre los organizadores de la campaña está el recién presentado Sindicat de Llogaters, que justo ayer se presentó ante el público, y que ha elegido esta primera acción para visibilizar su lucha contra los alquileres abusivos. Por eso, no es casualidad que se haya escogido Ciutat Vella, un distrito que pierde la escalofriante cifra de 106 vecinos al mes, para escenificar el primer asalto de este combate contra lo que ya han bautizado como 'barricidios'.

ViaLaietana

UN MAYOR PARQUE PÚBLICO DE VIVIENDA

“La voracidad de la industria turística y del mercado inmobiliario está provocando en Ciutat Vella una sangría irreversible y sin precedentes que expulsa a vecinos y comerciantes de sus barrios como e ninguno otro distrito de Barcelona”, achacan desde la campaña. Ante esta situación, el tejido vecinal exige a las administraciones públicas y especialmente al Ayuntamiento que no “permanezcan impasibles”.

Desde 'Vida Laietana' aseguran que “están convencidos” de que la estrategia estructural para hacer frente a la gentrificación y la burbuja inmobiliaria pasa por dotar Ciutat Vella -pero también al resto de distritos de Barcelona- de un parque público de vivienda de alquiler y de protección del pequeño comercio comparable a los estándares europeos. En cifras, la demanda supondría elevar el actual 1% de parque público a un 25%.

Además, conscientes de que la adquisición de suelo no dejará de encarecerse mientras dure el proceso de gentrificación en el que está sumida la ciudad, exigen al consistorio celeridad en la adopción de medidas.

VALLCARCA: "SALVEMOS EL CASCO ANTIGUO"

La de Vallcarca pretendía ser “una manifestación que se recuerde durante mucho tiempo en el barrio”. Así lo han expresado la veintena de entidades que han organizado la protesta bajo el lema “Salvemos el núcleo antiguo”. La manifestación ha salido de la plaza Lesseps y ha subido por la avenida de Vallcarca hasta Argentera para finalizar en la plaza Uri Caballero, nombre informal de un solar de la calle Farigola propiedad de Núñez y Navarro.

Precisamente el otorgamiento de una licencia de obras para ese solar ha sido lo que ha encendido las alarmas entre los vecinos, que temen que la inmobiliaria “ponga en peligro los consensos generados entre las diferentes asociaciones y entidades del barrio” para recuperar el casco antiguo y su morfología de casas bajas y comercio de proximidad. Hace un par de semanas representantes de la Assemblea de Vallcarca y de otras entidades se reunieron con Núñez y Navarro para conocer sus planes para el solar.

Captura de pantalla 2017 05 13 a les 18.40.50

MANIFESTACIÓN INCLUSIVA 

La manifestación buscaba aglutinar a la mayor cantidad de gente posible con la intención de mostrar “la unidad vecinal” en torno a la defensa de un modelo de barrio que se ha venido consensuando con el Ayuntamiento desde noviembre de 2014, cuando comenzaron las mesas técnicas. De hecho, la Assemblea de Vallcarca ha logrado sumar a hasta cinco AMPA del barrio (Montseny, Rius i Taulet, Farigola, Pare Poveda y Josep Maria de Segarra), por lo que a lo largo de la jornada los niños y niñas del barrio también han hecho acto de presencia

La principal queja de los vecinos es que no se ha debatido el futuro de Vallcarca como un conjunto, sino que se ha parcheado la remodelación y han quedado fuera del concurso de ideas la mayoría de solares de Núñez y Navarro, que es el segundo mayor propietario de suelo del barrio después del Ayuntamiento. Sin embargo, desde el consistorio defienden que no podían obligar a una empresa privada a entrar en un concurso de ideas y que por ahora es mejor centrarse en estas parcelas para así lograr consensos más amplios.