El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y los cuatro esxconsellers que le acompañaban en Bélgica, Antoni Comin, Clara Ponsati, Lluís Puig y Meritxell Serret, se han entregado a la justicia belga, poco despuès de las nueve de la mañana, acudiendo a una comisaría de la capital de país, Bruselas, en la que se encuentran.

La decisión del expresidente y los exconsellers se ha producido poco antes de que la Fiscalía belga firmara las órdenes de detención en cumplimiento de las órdenes europeas de detención y entrega puesta en marcha tras la petición de la justicia española para que comparecieran ante la juez de la Audiencia Nacional encargada del caso. Con esa decisión, Puigdemont y los exconsellers evitan la imagen de su detención por los miembros de la policía belga.

Los detenidos pasarán ahora a disposición de la justicia belga a la espera de que se designe el juez encargado de decidir sobre el proceso de entrega a la justicia española, decisión que podría retrasarse hasta en 24 horas.

A lo largo de la tarde, Puigdemont y los cuatro exconsellers declararán ante el juez belga, que deberá decidir si pasan la noche retenidos o bien les deja marchar hasta que se tome una decisión sobre su futuro inmediato.