Arran, organización juvenil de la CUP, ha calificado de “traición inadmisible” el discurso de Carles Puigdemont tras haber suspendido la declaración unilateral de independencia para abrir un diálogo con el gobierno español.

“Estamos asistiendo a una traición inadmisible. Hoy @KRSL frena el mandato popular claro y rotundo del referéndum”, ha recalcado Arran en su cuenta de Twitter.

Los diputados de la CUP han conocido el discurso de Puigdemont antes de su intervención. Sus caras ya delataban un gran malestar. Al subir a sus escaños, ni tan siquiera han cruzado las miradas con sus socios de gobierno. Cuando Puigdemont ha finalizado su intervención, su contrariedad era visible y no han aplaudido al presidente.

"La proclamación de la república catalana no ha llegado donde queríamos", ha comentado Anna Gabriel, líder de la CUP, durante su intervención. "La CUP estará al lado de las personas que llevan un nuevo mundo en su corazón. Hoy hemos perdido una ocasión y empieza una nueva etapa de lucha", ha recalcado Gabriel.

La marcha atrás de Puigdemont pone contra las cuerdas el actual pacto de gobierno entre Junts pel Sí y la CUP. El escenario de unas nuevas elecciones en Catalunya gana fuerza.

TODA LA OPOSICIÓN, EN CONTRA

Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, ha cargado contra la decisión del Presidente de la Generalitat diciendo que “esta decisión es un golpe a la democracia, todo esto no iba de urnas, sino de fronteras”. Arrimadas, muy enérgica, ha añadido: “No voy a permitir que a mi familia, que vive en Andalucia, le exijan el pasaporte cada vez que quieran venir a verme”.

Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, ha dicho: “No se puede suspender una declaración de independencia que no se ha hecho. Una minoría del 38 % no se puede imponer a una mayoría, y más basándose en un referendum sin garantías. La resolución del problema solo puede ser unas elecciones que permitan a todos votar con igualdad y con garantías”

El líder de Catalunya Si Que Es Pot, Lluís Rabell, ha pedido “la celebración de un referendum acordado". "Ahora lo que hace falta es valentía y coraje, y la valentía quiere decir diálogo. Es evidente que nadie en Europa reconocerá esta declaración unilateral de independencia”.

Muy crítico también ha sido el líder del Partido Popular. Xavier García Albiol ha preguntado a Carles Puigdemont: “¿de qué quiere hablar, de cómo dinamitamos la soberanía popular, de si lo hacemos en dos, cuarto u ocho meses? Ahora lo que tiene que hacer es presentar una propuesta creíble, pero ya le advierto de que no hará negociación posible para pactar la independencia de Cataluña”.