Paralelamente a la manifestación de la Diada, la izquierda alternativa catalana, en la que se encuadran la CUP y Arran, organizó una marcha por las calles de Barcelona que finalizó con la quema de las banderas española, europea y francesa.

Dos jóvenes con la cara tapada quemaron las banderas durante la manifestación, que finalizó con la intervención de la diputada de la CUP Anna Gabriel y de la portavoz de Arran Mar Ampurdanès.

La respuesta francesa no ha tardado en llegar y el consejero consular en Barcelona, Raphaël Chambat, ha criticado este martes la quema de la bandera y ha denunciado que en Francia estos hechos hubieran sido condenados por un tribunal. A través de varios tuits, Chambat pide la “disolución inmediata de este grupo radical Arran que insulta a Francia y quema nuestra bandera”.

Chambat también ha lamentado en los micrófonos de 'Herrera en Cope' que “Me dio mucha pena que quemaran la bandera de nuestro país, no podemos aceptarlo”.

En este sentido, Chambat ha añadido que “Esto en Francia hubiera sido condenado por un Tribunal. Desde el año 2000 es un hecho condenable con pena de cárcel. Es un insulto a Francia, a mi país y a todos los franceses. Entiendo que no son todos los partidos independentistas, solo son la izquierda radical. Por eso, pedimos a la CUP que se desvincule totalmente de este grupo y que pidan disculpas al pueblo francés”, ha rogado el consejero consular.