Partidarios del referéndum han empapelado la ciudad de Barcelona con imágenes de Franco y el lema "No votes. Uno de octubre: no a la República". Coincidiendo con el 81 aniversario del alzamiento del ejército contra la república, el 18 de julio de 1936, los carteles se han colocado por la noche.

Los carteles han aparecido en Barcelona y otras ciudades catalanas, como Reus, Santa Coloma de Gramenet o Badalona. Detrás de la campaña se encuentra 'República des de baix', el sector independentista de Catalunya en Comú, que ha reivindicado la acción, que ha recibido rápidamente los apoyos de otras formaciones políticas independentistas como la CUP o ERC.

El grupo independentista ha reivindicado la acción a través de las redes sociales y el exdiputado de la CUP Antonio Baños ha declarado a la emisora RAC1 que se trata "de un intento de sacudir conciencias. Gente como Franco no quería una república. Él dijo no a eso y nos llevó a 40 años de dictadura".

SECTOR INDEPENDENTISTA DE LOS COMUNES

'República des de baix', el movimiento político que ha reivindicado la campaña, se presenta como un grupo de personas de izquierda y republicanas implicadas en diversos proyectos (políticos, sociales, culturales de ciudades del área metropolitana de Barcelona, como Santa Coloma de Gramenet, Badalona, Cerdanyola o Ripollet. Los integrantes de la formación que dan la cara forman parte de Guanyem Badalona en Comú, Sant Adrià en Comú, SOM Gramenet o Compromís per Cerdanyola, formaciones vinculadas a Podemos o Catalunya en Comú. 

Carteles de Franco en la calle Princesa / A. V.
Carteles de Franco en la calle Princesa / A. V.

Este movimiento se posiciona a favor de la independencia, que asegura que es "la única manera para construir una vida digna para los trabajadores/as de nuestros barrios y ciudades".

LAS NOCHES DE BARCELONA

Los carteles de Franco que han aparecido este martes por la mañana en Barcelona son el último ejemplo de campañas en la ciudad que se escampan por las noches. Hace poco menos de un mes, el 21 de junio, Greenpeace pintó un sol gigante en la plaza Francesc Macià para reivindicar la energía limpia.

Dos días antes, el 19 de junio, varias marquesinas amanecieron con pintadas contra los turistas, en una acción que no ha sido reivindicada por nadie. En mayo, más concretamente el día 18, la policía identificó a varias personas con pegatinas de la bandera de España que estaban pegando en diferentes lugares del espacio público de la ciudad.