El FCBarcelona vive días convulsos y su presidente, Josep Maria Bartomeu, está tocado por los malos resultados deportivos (encadena dos años sin un título europeo) y, sobre todo, por el encarcelamiento de Sandro Rosell, expresidente del club y amigo personal. La moción de censura que ha activado Agustí Benedito y el hostigamiento de Joan Laporta también han debilitado la imagen de Bartomeu, cuya sonrisa se apaga día tras día. Y en plena crisis ya se habla de hipotéticos escenarios electorales. Mientras en la junta directiva buscan un nuevo candidato y Laporta eleva el tono, Víctor Font se posiciona como la tercera vía.

Font (Granollers, 1972), líder de la consultora Delta Partners y accionista del diario Ara, prepara el asalto a la presidencia del FCBarcelona. En 2013 activó su sueño de presidir el club, pero renunció a las elecciones de 2015 para no quemarse. “El club necesita un cambio”, defendía hace dos años. “Nosotros seguimos trabajando en un proyecto que abordaría una serie de cambios estructurales. Queremos cambiar el actual modelo de club y dotar de más talento a nuestros equipos”, sostiene, ahora, Font en una conversación telefónica con Metrópoli Abierta.

“El reto de la era post-Messi es mayúsculo. Con la competencia que tenemos, nos podemos convertir en el nuevo Milan si no nos reforzamos con el máximo talento”, recalca Font, persona próxima a Ferran Soriano, máximo ejecutivo del Manchester City y exvicepresidente económico del Barça, con quien coincidió en Cluster Consulting.

REGRESO A CATALUNYA

Font vive en Dubai desde hace varios años, pero su regreso a Catalunya podría concretarse en 2018. Su modelo de club es mucho más próximo al de Laporta que al de Bartomeu, pero el líder de la consultora Delta Partners se posiciona como la alternativa al actual ecosistema. Falta por ver qué apoyos tendrá para intentar seducir a la masa social barcelonista, decepcionada por el fin de curso de los equipos profesionales del club.

Benedito, por su parte, ha activado un voto de censura contra la actual junta directiva con el argumento de que el club atraviesa “la peor crisis institucional en 40 años”. No lo tendrá fácil para reunir unas 16.500 firmas, pero ha pasado al ataque tras los malos resultados de las elecciones de 2016. Laporta, mientras, está preparado para cualquier escenario y en los últimos días ha cuestionado el montante económico del contrato del Barça con Qatar.

En la junta directiva piden calma y quieren ganar tiempo. En la cúpula del club asumen que Bartomeu vive sus horas más bajas y decepcionado con algunos altos ejecutivos, pero creen que aguantará la presión de sus detractores. La presentación de Ernesto Valverde como nuevo técnico no tuvo el efecto reparador deseado y la afición espera dos o tres fichajes ilusionantes. Si Bartu renunciara al cargo, Jordi Cardoner asumiría la presidencia de la primera entidad deportiva de Catalunya, aunque el vicepresidente primero no cuenta con grandes apoyos en la institución. En los despachos del Camp Nou también buscan candidato.