El Barça no ha podido seducir a Leo Messi con su última propuesta económica. El delantero argentino, según informa el diario AS, ha rechazado una oferta de entre 30 y 35 millones de euros del club azulgrana para renovar su contrato hasta el 30 de junio de 2022.

Messi, representado por su padre, Jorge, quiere más dinero y las máximas garantías de que el Barça seguirá teniendo una plantilla muy competitiva, preocupado como está por el irregular rendimiento del equipo en los últimos meses y los fichajes erráticos del pasado verano.

PRIMA DE FICHAJE

Las negociaciones se han paralizado, pero se reanudarán próximamente y las dos partes esperan llegar a un acuerdo. El futbolista internacional, como explicó Metrópoli Abierta, pide una prima de fichaje cifrada en unos 50 millones de euros. Además, quiere ingresar una cantidad superior a los 20 millones de euros netos por temporada.

Máximo goleador de la Liga y la Champions, Messi ha rechazado las propuestas de otros clubes. Quiere seguir en el Barça pero sus elevadas pretensiones económicas frenan, de momento, una renovación que será muy costosa para el club. La masa salarial se ha disparado en los últimos años, pero Bartomeu y sus directivos saben que el argentino es el mejor reclamo para aumentar los ingresos por mercadotecnia y otros conceptos.