El FCBarcelona vive días convulsos y el mercado ha puesto en evidencia la falta de planificación y los errores de una estructura sobredimensionada. El nombramiento de Pep Segura como nuevo mánager deportivo del fútbol, en pleno verano, retrató los recelos de Josep Maria Bartomeu hacia la gestión de Robert Fernández, secretario técnico del club. Las tensiones se han multiplicado durante los últimos días y, según informó el periodista Quique Guasch en TV3, “Segura y Robert no se hablan”.

Segura y Robert discrepan en el método y en las apuestas para reforzar al Barça. Esta disparidad de criterios explica que el club rechazara el fichaje de Seri, del Niza, cuando ya tenía un acuerdo cerrado con el equipo francés y con el mismo futbolista. Dembélé, por su parte, siempre fue un jugador del agrado de Robert, quien ya intentó su fichaje hace un año. Entonces, el delantero francés descartó la opción de jugar en el Barça porque considera que sus opciones de ser titular eran escasas con Messi, Suárez y Neymar en el equipo.

El Barça, por otra parte, afronta la recta final del mercado con muchas urgencias. Oficialmente, el Liverpool asegura que nunca ha negociado con el club azulgrana por Coutinho, aunque en Inglaterra aseguran que aceptarían una oferta de 160 millones de euros por el brasileño. El Barça ya ofrece 130.