El expresidente del Barça Sandro Rosell no gana para disgustos. Este jueves se ha conocido que la Fiscalía ha anunciado que no le dará un respiro y que se opone a dejarle salir de la cárcel porque se enfrenta a penas de seis a nueve años de cárcel por un presunto delito de blanqueo y podría fugarse a un “buen número” de países. Según los fiscales, sus actividades en Asia, África, China, Senegal y Qatar, junto a las cuentas bancarias en el extranjero y el uso de sociedades en paraísos fiscales le proporcionan los medios para fugarse del país.

Y precisamente es desde Qatar donde ahora pueden venir más problemas para Rosell. Según publicó la semana pasada El Confidencial, la Guardia Civil sospecha que el expresidente del Barça podría haberse lucrado con el patrocinio de las camisetas del club, en concreto con la marca 'Qatar Foundation', que el primer equipo lució a partir de diciembre de 2010 y hasta medidados de 2013, cuando se acordó el cambio a 'Qatar Airways'. El contrato se firmó solo cinco meses después la investidura de Rosell, que ahora está en prisión por cobrar comisiones ilegales que luego blanqueaba a través de una trama societaria y acaban en Andorra.

Mapa

QATAR, UN PATROCINIO POLÉMICO

El patrocinio de 'Qatar Foundation' siempre ha generado mucha polémica en el club blaugrana, sobre todo entre una parte de la afición y de la oposición a la junta de Rosell. El famoso entorno criticó con dureza el acuerdo con un país que vulnera los derechos humanos de forma sistemática y que en los últimos años ha sido acusado de financiar organizaciones terroristas. El club, consciente de la trascendencia del asunto, se ha desvinculado de cualquier posible irregularidad y ha entregado toda la documentación que posee sobre los acuerdos.

El entonces vicepresidente económico del Barça, Javier Faus, fue el encargado de llevar las negociaciones con la empresa Qatar Sports Investments, que acabaría pagando 171 millones de euros por patrocinar la camiseta del Barça. Así lo reconoció durante un juicio por calumnias contra el excandidato a la presidencia del club, Agustí Benedito, que en noviembre de 2014 aseguró que Faus tenía negocios e intereses en Qatar y expresó su rechazo a que desarrollara su actividad privada en el mismo país que patrocinaba la camiseta del Barça gracias a un acuerdo que él mismo había facilitado.

La demanda fue finalmente desestimada porque el juez consideró acreditado que Faus hizo “una interpretación subjetiva” de las palabras de Benedito y que había quedado probado que efectivamente tenía intereses en Qatar, país al que viajó en más de 20 ocasiones cuando el club solo había confirmado nueve desplazamientos a su costa. De hecho, Faus, a través de una empresa suya, estuvo en el país árabe para buscar inversores para Inmobiliaria Colonial, que desde 2014 está participada por el fondo 'Qatar Investment Authority'.

Faus: Rosell : EFE

EL RECORRIDO DEL DINERO

La Fiscalía acusa a Rosell de haberse lucrado cobrando comisiones irregulares por su participación en la venta de los derechos televisivos de hasta 24 partidos amistosos de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF). Según fuentes judiciales, Rosell y el entonces presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, desviaron hasta 15 millones de euros a cuentas bancarias de Andorra, de los que Teixeira se habría quedado 8,4 millones.

El expresidente habría movido las comisiones a través de una red de empresas pantalla con ramificaciones en Panamá, Suiza, Isla Vírgenes, Islas Caimán, Líbano y Andorra, donde tendría cuentas en las que estaba autorizado. Y luego introdujo el dinero en España en 2011 a través de la venta del 50% de una de sus sociedades españolas a una compañía libanesa propiedad de un amigo suyo y testaferro, Shane Ohannessian.

ROSELL SIGUE ACTIVO

A pesar de estar en la cárcel, Sandro Rosell no ha descuidado sus negocios. Según Economía Digital, el expresidente del Barça ha logrado el 100% de las acciones de Textil Seu SA, empresa propietaria de la marca de ropa Grifone. A través de otra compañía suya, Rosell ha logrado el 60% que no controlaba de Textil Seu, que estaba en manos, entre otros, de Risto Mejide y de su amigo Ramon Cierco, expresidente de Banca Privada d'Andorra y que todavía consta como vicepresidente quinto de la Fundació Barça aunque renunció a sus responsabilidades en 2015.

Da la casualidad de que Cierco también tiene una semana movidita en los juzgados. La Policía registró hace unos días los domicilios y oficinas de Ramon y su hermano Higini, ambos propietarios de BPA, en una investigación relacionada con el 'caso Pujol'. Los Cierco facilitaron la información bancaria de la familia Pujol en Andorra a las autoridades españolas. Entre otros documentos, aportaron el escrito en el que la esposa del expresidente de la Generalitat, Marta Ferrusola, se presenta como la “madre superiora”. En respuesta, la familia Pujol denunció a los hermanos por obtener información de forma fraudulenta y manipularla.