Los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992 han sido, hasta la fecha, la más importantes para el medallero nacional. Un éxito deportivo que tuvo su indiscutible recompensa moral, pero también económica. La por entonces La Caixa abrió la Libreta Campeones destinada a los medallistas de Seúl’88 y posteriormente, en Barcelona’92, se reeditó la recompensa.

La cartilla, como ha explicado este martes el presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, Isidre Fainé, nació en 1988 con el objetivo de contribuir en la previsión y futuro económico de los deportistas españoles que obtuvieron éxitos en ambos Juegos Olímpicos. Este programa se ha convertido en la iniciativa económica privada más importante en la historia del deporte español y ha suuesto la entrega de 676 libretas y una inversión de 50 millones de euros.

APORTACIONES EN FUNCIÓN DE LA VICTORIA

La aportación oscilaba entre los 30.000 euros por lograr un récord de España hasta los 600.000 euros en el caso de una medalla de oro individual en Barcelona’92. Los premiados tenían la posibilidad de cobrar el dinero una vez cumplidos los 50 años ya fuera en un solo pago o a través de una renta vitalicia.

Este martes, la entidad financiera, la fundación y el Comité Olímpico Español (COE) han reunido a algunos de los 74 protagonistas olímpicos de la Barcelona’92, para conmemorar el aniversario de los JJ.OO. y de la libreta. Un acto solemne al que han asistido medallistas beneficiados como Fermín Cacho, José Manuel Moreno o Almudena Muñoz, que han intercambiado impresiones de aquel hito deportivo y de ciudad que se rememorará el próximo 25 de julio.

SAMARANCH, IDEÓLOGO

Fainé ha destacado la importancia que tuvo la creación de esta cartilla así como la intervención del propio Juan Antonio Samaranch, el que “no sólo como ideólogo de la Libreta Campeones, sino también por todo lo que supuso para Barcelona’92”.

Como ha detallado la entidad financiera, entre las condiciones necesarias para acceder a la libreta, se encontraba la consecución de récords absolutos (nacionales, europeos o mundiales); medallas en campeonatos internacionales, así como la obtención de medalla o la cuarta o quinta plaza en los Juegos Olímpicos de Barcelona‘ 92.

REBOLLO LAMENTA SU EXCLUSIÓN

La aportación que recibieron los medallistas ha sido criticada por el arquero paralímpico Antonio Rebollo en una reciente entrevista a Metrópoli Abierta. El artífice del encendido del pebetero esperaba una compensación similar a la que recibieron los deportistas con medallas.

“Me ha fastidiado es que los medallistas de Barcelona del 92 tenían un plan de cobro de pensión con La Caixa en el cual, pasados unos años, cobraban de una u otra manera esos premios que habían conseguido con el honor de ganar una medalla. Y a mi algo así se me podría haber hecho”, lamentaba el arquero que el próximo 25 de julio volverá a pisar Barcelona en la gran fiesta Olímpica 25 años después.