El coste de los Juegos Olímpicos siempre es motivo de controversia. Las cifras son astronómicas y a veces es complicado desglosar las inversiones estrictamente vinculadas al aspecto deportivo del evento (estadios, villa olímpica, etc.) y las que se hacen como complemento, pero que después pueden tener una utilidad general (accesos a la ciudad, carreteras, ampliaciones de puertos y aeropuertos). “Los Juegos Olímpicos no son buenos para las ciudades, son extraordinarios”, dijo recientemente el vicepresidente del COI, Juan Antonio Samaranch hijo.

El COI siempre ha defendido que unas Olimpiadas siempre llevan beneficios allá donde van, pero un análisis detallado de lo que realmente llegan a costar unos JJOO siembran dudas respecto al impacto real que tienen. El caso de Barcelona, claro está, es la excepción que confirma la regla, pero las condiciones de los Juegos del 92 no se han vuelto a repetir y, a pesar de la enorme deuda que generaron (hasta 6.100 millones de dólares según algunos estudios) se pudo compensar con la transformación urbanística de la ciudad y su apertura al mundo.

CLASIFICACIÓN DE LOS JJOO MÁS CAROS

*El coste está actualizado para poder comparar décadas diferentes 

1. Sochi 2014 (Rusia, invierno)
Los Juegos Olímpicos de Sochi tienen el dudoso honor de encabezar la clasificación después de desembolsar la friolera de 51.000 millones de dólares. Numerosos expertos calculan que hasta un 60% del dinero se pudo desviar a manos privadas en uno de los casos de corrupción más flagrantes de la historia.

2. Pekín 2008 (China)
Los Juegos Olímpicos de China fueron muy criticados al considerarse una operación de maquillaje a gran escala para un país acusado de violaciones de derechos humanos, explotación laboral y represión política. El montante total ascendió a 40.000 millones de dólares, en su mayoría para construir carreteras y planes medioambientales.

El estadio Olímpico de China, conocido como 'El Nido' / EFE/Michael Reynolds

3. Londres 2012 (Reino Unido)
El coste de los Juegos Olímpicos de Londres todavía se discute a día de hoy, aunque está medianamente aceptado que fue de 19.000 millones de dólares. El Parlamento británico llegó a reconocer un coste de 14.400 millones, mientras que investigaciones independientes lo han llegado a situar en más del doble.

4. Atenas 2004 (Grecia)
El regreso de los Juegos Olímpicos a Grecia fue una buena y una mala noticia para el país. Organizar unos nuevos JJOO en la tierra donde nacieron era un gran honor, pero los cálculos del presupuesto fueron horribles y finalmente costaron 18.200 millones de dólares, más de diez veces lo previsto.

5. Nagano 1998 (Japón, invierno)
Los Juegos Olímpicos de Nagano son otro buen ejemplo de expectativas frustradas. La ciudad japonesa pensaba rentabilizar el evento como lo habían hecho anteriormente Barcelona o Los Ángeles, pero los 17.800 millones invertidos nunca dieron los frutos esperados y dejaron a Nagano endeudada.

6. Barcelona 1992 (España)
Uno de los momentos cumbre del olimpismo. Los Juegos Olímpicos de Barcelona siguen siendo, para muchos, los mejores de la historia. A pesar de su elevado coste, 15.400 millones de dólares, la opinión generalizada es que valió la pena porque situó a Barcelona en el mapa mundial y redujo el desempleo a la mitad.

El coste de los JJOO de Río todavía podría crecer / EFE

7. Río de Janeiro 2016 (Brasil)
Por ahora, y a pesar de que ya ha pasado casi un año desde su celebración, no hay una cifra clara sobre su coste. Se estima que unos 15.000 millones de dólares, pero los constantes reajustes del presupuesto y los escándalos de corrupción podrían aumentar la cifra final y hacer subir a la ciudad unos cuantos puestos.

8. Tokio 2020 (Japón)
Las autoridades japonesas aseguraron que la contención del gasto sería una de las señas de identidad de los JJOO de Tokyo 2020, pero todavía faltan tres años y ya se calcula que costarán el doble de lo esperado: al menos 12.600 millones.

9. Seúl 1988 (Corea del Sur)
Los Juegos Olímpicos en los que reaparecía el tenis como deporte olímpico costaron 7.689 millones de dólares, la mitad de lo que costarían los de Barcelona cuatro años después. Unas Olimpiadas célebres por el escándalo del atleta canadiense Ben Johnson, que dio positivo por dopaje y perdió su medalla de oro.

10. Vancouver 2010 (Canadá)
La ciudad canadiense organizó unos Juegos Olímpicos que costaron 7.000 millones de dólares, pero alrededor del 90% procedían de inversión privada, por lo que el Gobierno consideró que había sido un buen negocio, en especial para Vancouver, que mejoró mucho sus infraestructuras.