El FCBarcelona se suma a la huelga del 3-O. Un día después de que algunos socios del club y amplios sectores del independentismo criticaran a Josep Maria Bartomeu por no suspender el partido de Liga contra la UD Las Palmas, el presidente del Barça anunció que la entidad paralizará toda su actividad este martes. El máximo dirigente también justificó la postura de la institución de jugar el último partido de Liga en un Camp Nou vacío y reiteró su compromiso con las autoridades catalanas.

“El Barça se suma al paro. Paralizaremos la actividad y ningún equipo se entrenará en la Ciutat Esportiva. En un momento tan trascendental de nuestra historia, nos comprometemos aún más con las libertades de nuestro país. Lo que pasó el domingo es inadmisible. Los catalanes nos hemos ganado el derecho a ser escuchados. Instamos a que se encuentren soluciones políticas desde el respeto a la ciudadanía. Continuaremos explicando al mundo la realidad que vive Catalunya, argumentó Bartomeu durante la lectura de un mensaje institucional.

ARROYO PODRÍA SER EL TERCER DIRECTIVO QUE DIMITE

En su comparecencia ante los medios de comunicación, Bartomeu confirmó las dimisiones de Carles Vilarrubí y Jordi Monés, aunque en los próximos días podría producirse otra renuncia. Manel Arroyo, vicepresidente del área de marketing, se plantea su dimisión desde hace varios días y no estaría relacionada con los incidentes del pasado domingo.

En su mensaje a los socios, Bartomeu recalcó que la institución se adherió “al Pacto del Derecho a Decidir y al referéndum”. “En septiembre condenamos las detenciones que se hicieron y manifestamos nuestro apoyo a personas y instituciones que trabajan para garantizar los derechos. En la misma línea, ahora expresamos nuestra condena más enérgica al uso indiscriminado de la fuerza para impedir el voto de millones de ciudadanos", insistió.

Bartomeu, que en los últimos años ha radicalizado sus postulados políticos, puso especial énfasis en defender que el partido contra Las Palmas se jugara a puerta cerrada: "Entiendo que muchos aficionados prefirieran suspender el partido, pero ésta fue una de las decisiones más difíciles que he tomado como presidente. Lo intentamos, pero la Liga no aprobó la solicitud. Creí que la imagen de un partido de fútbol en un Camp Nou vacío daba visibilidad a nuestro rechazo. La retransmisión del partido se vio en174 países".

REUNIONES CON VALVERDE Y LOS CAPITANES

El presidente del Barça no quiso detallar todas las conversaciones que mantuvo el domingo antes del partido contra Las Palmas. Por la mañana contactó con Ernesto Valverde (entrenador del primer equipo) y Andrés Iniesta (capitán de la plantilla). Más tarde se reunió con los cuatro capitanes (el mencionado Iniesta, Sergio Busquets, Leo Messi y Mascherano) y Gerard Piqué, partidario de la suspensión del encuentro.

“La decisión la tomé yo. Era la más responsable después de las presiones de todo tipo que recibió antes del partido”, esgrimió Bartomeu. Mucho más esquivo se mostró cuando un periodista le preguntó si el Barça estaba dispuesto a jugar en otro país si Catalunya se independiza de España. “Vivimos días complejos, pero esta situación todavía no se ha dado. Si esto ocurre, lo valoraríamos con seny”.