El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, ha comparecido otra vez ante el juez este lunes por el caso de la creación de un columbario en las instalaciones del club, y ha vuelto a desvincularse de cualquier responsabilidad al respecto, como ya hiciera con el caso Neymar.

Bartomeu, al que se le acusa de un presunto delito de estafa, ha declarado este lunes ante el titular del Juzgado de Instrucción 7 de Barcelona y ha asegurado que el convenio para la creación del columbario se realizó en 2012 y que él no lo firmó.

El presidente barcelonista ha desviado la responsabilidad hacia los servicios jurídicos del club, a los que ha señalado como los encargados del seguimiento del convenio y de las renovaciones posteriores, en las que quedaban recogidas las dificultades que tenía el proyecto.

Junto a Bartomeu también ha declarado un representante legal del FCBarcelona, quien ha indicado que según el contrato suscrito por el club con Giem Holding, la empresa que ha presentado la denuncia, era esta compañía la encargada de tramitar las licencias urbanísticas pertinentes para tirar adelante el proyecto de los nichos en el Camp Nou.

El juicio se celebra después de la denuncia presentada por José Huertes, uno de los propietarios de la compañía, que considera que el FCBarcelona les engañó al tener conocimiento de la inviabilidad del proyecto de la construcción del columbario y, pese a ello, firmar el acuerdo.