Garbiñe Muguruza ha derrotado este sábado por la vía rápida a Venus Williams en la final de Wimbledon por 7-5 y 6-0. La tenista hispano venezolana sólo ha necesitado 1 hora y 17 minutos para proclamarse campeona en un partido que se ha decidido en el primer set, con la rotura de servicio del undécimo juego que le ha propiciado la victoria.

Con la victoria ante la mayor de las hermanas Williams, Muguruza conquista su segundo torneo del Grand Slam, tras la victoria en 2016 en la arena parisina de Roland Garros. A la segunda vez que llegaba a la final de Wimbledon, la anterior contra Serena, la tenista hispano venezonala no ha defraudado y ha levantado la copa de campeona.

Muguruza, nacida en Venezuela e hija de un vasco y una venezolana, se trasladó con seis años a Barcelona, donde ha residido hasta que el año pasado trasladó su residencia a Ginebra. Llegó a la capital catalana para entrenar en la Academia de Sergi Burguera, ubicada en Santa Coloma de Cervelló.

En alguna entrevista, Muguruza reconoce que pasaba poco tiempo en Barcelona, poco más de un mes al año, debido a los continuos viajes que emprende para disputar los torneos del calendario WTA. En la capital catalana está federada con el Club de Tenis Barcino, al igual que la número dos española y compañera suya en los torneos de dobles, Carla Suárez.