“Ficharemos un jugador, y si podemos dos”. “Neymar se queda al 200%”. Ambas frases, pronunciadas por Robert Fernández, secretario técnico del FCBarcelona, y Jordi Mestre, vicepresidente económico del club, quedarán para el recuerdo y resumen de la actuación de la secretaría técnica del Barça tras un verano que se ha cerrado con la sensación entre la parroquia blaugrana de que el equipo es peor que el del año pasado.

Ernesto Valverde pidió a finales de agosto fichajes para mejorar la plantilla. Lo mismo hizo Busquets ejerciendo de portavoz del vestuario. Desde entonces no ha llegado nadie y Albert Soler, responsable del Área de Deportes Profesionales, y Robert Fernández han comparecido este sábado en rueda de prensa para defenderse de su actuación y culpar a la inflación del mercado de la falta de más fichajes.

Un Soler muy agresivo ha tomado la voz cantante en la rueda de prensa y ha criticado los cambios en el mundo del fútbol provocados por la entrada de países, fondos de inversión y millonarios en la propiedad de otros clubes. “Hablar de 100 millones hace dos años parecía una barbaridad”, ha añadido Soler, quien ha culpado al mercado de la inflación, pese a que el Barça destaca en la lista de los traspasos más caros de la historia con varios de los fichajes, destacando Dembélé como el segundo en dicha clasificación.

Soler ha insistido en la “responsabilidad” de la junta para no “poner en riesgo el patrimonio del club”. En este sentido, ha desvelado que el Liverpool, tras semanas de negarse a negociar, puso precio este viernes al traspaso de Coutinho en 200 millones de euros, cifra que hizo que se descartara su contratación.

ACUERDO CON MESSI, PERO NO CONFIRMAN LA FIRMA

Preguntado por la renovación de Leo Messi, Albert Soler ha asegurado que el acuerdo está cerrado y que “estamos pendientes del acto protocolario” para anunciarlo. Ante la insistencia del periodista, Soler no ha confirmado que esté firmado el contrato, aunque ha insistido que “cuando el club anuncia algo es porque el acuerdo está validado”.

La renovación de Leo Messi fue anunciada hace ya dos meses, pero el club no ha encontrado desde entonces el momento para hacerlo oficial con la fotografía de la firma, lo que muchos interpretan como una prueba más de la mala relación de la plantilla con la directiva.

En este sentido, los jugadores conocían la intención de Neymar antes que la junta y no se lo comunicaron. Albert Soler ha señalado que recibió un whatsapp anunciándole la marcha del brasileño el 17 de julio, y no en mayo, como indicó Minguella en este diario.