El 1 de noviembre es un día de fuertes emociones para muchas familias. En Barcelona, las muestras de dolor se han mezclado con la indignación de los afectados por el derrumbe de 144 nichos en el Cementerio de Montjuïc. Algunas familias han acusado de “cínico” a Jordi Valmaña, el director general de Cementiris de Barcelona, y piden su cabeza, la de Eloi Badia (presidente de la empresa municipal y regidor de Presidencia), y la de Ada Colau. El silencio de la alcaldesa ha indignado a muchas personas.

"Tanto Valmaña como Badia y Colau deberían caer. Uno por inepto o por llenarse los bolsillos, otro por mirar a otro lado y la otra habla mucho de independencia pero no ha tenido ni dos minutos para pedir disculpas", sentencia Cris G. Galante, una de las afectadas, en Facebook.

En el momento más crítico de su historia, Cementiris de Barcelona asegura que todavía está pendiente del definitivo informe sobre las causas del hundimiento del pasado 15 de septiembre. todavía trabaja en la identificación de los restos y las familias reclaman que se hagan pruebas de ADN. Cuestionan los métodos utilizados hasta ahora.

Valmaña, por su parte, está contra las cuerdas. Tiene muchos detractores por su gestión opaca al frente de la empresa y Badia medita su destitución. El despido del director general, según algunas fuentes, es la única salida del regidor de Presidencia para salvar la cabeza.

LA VERSIÓN DE VALMAÑA Y LAS RÉPLICAS

En una situación crítica como la actual, Valmaña analizó la crisis de Cementiris en TV3 y recalcó: “Lo único que podemos hacer es estar al lado de las familias afectadas e intentar ayudarles y darles toda la información de lo que estamos haciendo”.

Las palabras de Valmaña soliviantaron a las familias afectadas, que demandarán al Ayuntamiento. “No se puede ser más cínico, señor Valmaña. Le ha faltado tiempo para salir corriendo cuando nos ha visto. ¿Esto es estar al lado de las familias?”, escribió Cris G. Galante en Facebook. “Qué mentiroso. ¿Que está al lado de las familias? Debe ser de la suya. Vaya tela cuando dice que nos dan toda la información. Menudo impresentable”, deslizó Eva Mañoso en la misma red social.

Representadas por el abogado Josep Maria Palacio, reclaman medidas drásticas y dimisiones por el hundimiento y las irregularidades cometidas por Cementiris de Barcelona (no avisó a los bomberos ni a la Guàrdia Urbana, entre otras). Señalan a Valmaña, a Badia y a Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona que no ha dicho ni mu del tema. 

El silencio de Colau ha sido muy criticado por los grupos de la oposición. En el mismo gobierno municipal, además, hay quien asume que la crisis de Cementiris de Barcelona se ha gestionado muy mal y recuerdan que su programa electoral recogía el compromiso de estar siempre al lado de los ciudadanos.