Hace dos meses, el derrumbe de 144 nichos en el cementerio de Montjuïc puso en entredicho la gestión de la empresa Cementiris de Barcelona, que dirige Jordi Valmaña y preside el concejal de Barcelona en Comú, Eloi Badia. Ahora, a la dejadez de las tumbas de la montaña de Montjuïc, se une el abandono del camposanto del Poblenou.

Hay tumbas descuidadas, algunas incluso abandonadas y en peligro de afectación, avanza el diario Crónica Global. El caso que más llama la atención es la lucha que tiene mantiene una de las personas afectadas con Cementiris de Barcelona desde el año 2008 porque en el panteón contiguo al que tiene enterrados a sus familiares ha crecido una palmera de grandes dimesiones desde la propia cripta.

Según el afectado, las ramas de la palmera ya han causado algunos desperfectos y hace un tiempo hicieron caer una pieza mármol. La persona se puso en contacto con Cementiris de Barcelona y la empresa, tras revisar la sepultura, le dijo que no había ningún riesgo de que la palmera cayera y que no afectaba a la tumba donde están enterrados sus familiares. También le comunicaron que su panteón no estaba en buenas condiciones y le recomendaban llevar a cabo una rehabilitación.

El ciudadano ha puesto el caso en manos del síndic de greuges, Rafael Ribó, el pasado 31 de octubre, para que lo supervise. El afectado también se queja de que Cementiris de Barcelona tiene la foto de la palmera en su página de facebook. "Parece que estén orgullosos", ha dicho a Crónica Global.