Los ponentes de la conferencia sobre las Perspectivas del sector inmobiliario que se ha celebrado en el Cercle d'Economia han coincidido en la necesidad de recuperar la estabilidad política para mantener el ritmo de crecimiento económico y evitar la huida de los inversores internacionales.

Juan Velayos, consejero delegado de Neinor Homes, Pere Viñolas, CEO de Colonial, y Javier Faus, CEO de Meridia Capital, han analizado el pasado reciente y el futuro del sector inmobiliario. Los tres han coincidido en que después de que el sector empezara a salir de la crisis gracias a las medidas adoptadas a partir de 2012, que permitieron la entrada de grandes inversores en el sector inmobiliario español, los acontecimientos políticos de los últimos tiempos han afectado de forma sensible al sector.

Javier Faus ha sido muy claro cuando ha respondido a una pregunta sobre el estado actual del sector: “Hace cinco años formábamos parte de los PIGS y nadie quería invertir en España. Se logró salir de a crisis y ahora los inversores han vuelto a preguntarse qué estamos haciendo. Todo es reversible, pero se ha de actuar rápido. Ahora nos está salvando la potencia de la marca Barcelona. Los inversores aguantan por eso y nos dan un poco de tiempo, algunos meses, no más, porque estiman la marca Barcelona, si no, estaríamos muertos”.

Faus defendió la entrada de los que denominó 'fondos oportunísticos', como Blackstone, Cerberus o Lone Star, que “aportaron una gran liquidez al sistema que permitió la estabilización del sector. Eso ha permitido que el mercado se haya ido sofisticando. España sigue aceptando todo tipo de estrategias y por eso sigue siendo tan atractiva para los inversores”. El fundador de Meridia Capital aseguró que “Madrid y Barcelona continúan siendo zonas urbanas europeas atractivas ya que son las dos únicas ciudades europeas en las que la renta sigue estando por debajo de las que había hace diez años”.

Para Javier Faus, la clave se encuentra en que “el inversor quiere huir del pánico, y la mentalidad de manada destroza el mercado. Los inversores exigen saber qué va a pasar en los próximos 20 años para mantener la inversión, y necesitan seguridad jurídica”.

También se ha referido a la escasez de oferta en el mercado del alquiler ya que en estos momentos no hay una oferta de alquiler asequible y ha explicado que “he hablado con un empresario extranjero que quiere hacer crecer su empresa en Barcelona, pero no encuentra alquiler a precio asequible para sus empleados, por lo que no puede llevar a cabo sus planes de crecimiento. Y eso sí se puede hacer en otras ciudades, como en Berlín”.

UN NUEVO SECTOR

Según Juan Velayos, una vez superada la crisis que atravesó el sector, el mercado quedó solo para las grandes empresas que fueron capaces de sobrevirir. Por ello apuesta por “un sector muy distinto al que había, mucho más especializado y tremendamente industrial. La clave es que haya mucha disciplina en deuda, ya que este negocio es cíclico por definición. Y ahora, por el tema catalán el inversor se ha parado. Y es necesario que las empresas tengan fondos propios. Y hay empezar a invertir mucho más en tecnología, ya que en este sector apenas se ha introducido la tecnología. Eso es básico para, por ejemplo, vender las viviendas sobre plano”.

Por su parte, Pere Viñoles, que ha asegurado que su especialidad es el alquiler, ha reconocido que en estos momentos “hay falta de oferta de alquiler en el sector de las oficinas para cubrir toda la demanda que existe en nuestro país”. Tras reconocer que las rentas están a niveles de hace 40 años, Viñoles ha asegurado que “comparándonos con otros países, estamos muy por debajo en rentas ya que apenas se han visto incrementos en los últimos 18 meses. Primero hay que llenar los edificios y luego subir las rentas”.

De todas formas, el CEO de Colonial ha querido huir del pesimismo y ha asegurado que “el sector ha emergido con fuerza y el inversor internacional ha aumentado su porcentaje de inversión en el inmobiliario. Hay buenas perspectivas ya que el nivel de ahorro es bueno y el porcentaje que se dedica a la inversión está creciendo”.

Como conclusión a su intervención, Viñoles ha asegurado que ”en cualquier negocio, todo inversor toma las decisiones en función de las expectativas, que se basan en la comparación con los mercados similares. Los inversores buscan seguridad jurídica y económica. No se pueden correr riesgos de que los inversores desaparezcan. Si te cargas la confianza en el inversor pones en riesgo la situación del sector”.