Unipost, con sede en Barcelona y que se encuentra desde junio en concurso de acreedores, ha comunicado a su plantilla el inicio de un expediente de regulación de empleo (ERE) justificando causas económicas, técnicas, organizativas y de producción, ha informado CCOO en un comunicado.

Según publica este jueves La Vanguardia, la empresa de servicios postales de una rama de la familia Raventós estudia dos opciones: tramitar un ERE para 500 empleados o pedir al juez del concurso un ERE para toda la plantilla con afectación parcial para este número de empleados, la opción más probable según el rotativo.

CCOO ha rechazado el ERE porque lo considera el inicio del desmantelamiento de la empresa y ha criticado la gestión de la familia Raventós: "Su nefasta gestión nos lleva a otro callejón sin salida".

El sindicato ha indicado que este despido colectivo afectará a trabajadores de distintos centros de trabajo de toda España, y se prevé que en la reunión que se mantendrá esta semana la empresa precise los centros y el número de empleados afectados.

La compañía suspendió pagos con unas deudas de cerca de 50 millones de euros, tras acumular pérdidas de 23 millones entre 2011 y 2015 y reducir su patrimonio neto de los 13,2 millones a los cuatro millones negativos en el mismo periodo.

Unipost gestiona 600 millones de envíos al año para más de 15.000 empresas de todos los sectores, a través de sus centros de servicio repartidos por todo el territorio español y, además de su actividad en España, Unipost también gestiona envíos en más de 200 países de todo el mundo gracias a su asociación con DHL Global Mail, el principal operador de correo a nivel mundial.