“Els carrers seran sempre nostres”. Esta es una de las consignas más coreada en las últimas 48 horas en favor del referéndum y en contra las cargas y la brutalidad policial. Un grito unánime de los votantes durante el domingo que este lunes se ha vuelto a escuchar en la calle en las sucesivas concentraciones por la dignidad dejando una imagen inédita: la revolución de las corbatas (bancarias).

 

 

Este mediodía, cientos de trabajadores de Caixabank han dejado sus despachos y reuniones para bajar a la calle y cortar el tráfico de la Diagonal durante unos minutos. Frente a las Torres La Caixa, sede de la entidad bancaria y de su fundación, los empleados han gritado esa misma consiga como muestra de rechazo a la actuación desproporcionada de la Policía y la Guardia Civil tan solo un día antes.

La fotografía, especialmente llamativa por tratarse de empleados de una entidad líder a nivel estatal, ha provocado aplausos y críticas en redes sociales. Han sido varios perfiles en Twitter los que han asegurado que tras la concentración de los empleados de Caixabank habían decidido retirar su dinero de este banco.

 

 

Pero la muestra de solidaridad y rechazo a la actuación policial se ha extendido más allá de las Torres La Caixa. En la misma Diagonal, en Roselló o en plaza Sant Jaume se ha repetido la misma imagen: empleados públicos y privados que han decidido dejar su trabajo a las 12:00 del mediodía y salir a la calle en forma de protesta pacífica.

COLAU Y PUIGDEMONT, JUNTOS

Parte de la plantilla de la Diputació de Barcelona, en Rambla Catalunya se han concentrado en la puerta del edificio como también lo han hecho empleados de Grupo Planeta o del Banc Sabadell, quienes han ocupado la esquina de la calle Roselló. Por su parte, la plaza Sant Jaume ha acogido la concentración del gobierno municipal y catalán.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, han encabezado la protesta junto a miembros de ambos ejecutivos así como regidors y diputats del resto de partidos políticos, a excepción de los miembros de Ciutadans y Partido Popular. La concentración, que ha contado con el apoyo de centenares de ciudadanos, ha sido convocada por la Taula per la Democràcia, integrada por ANC,Òmnium, entidades sociales y sindicales.

El presidente catalán, Carles Puigdemont y la alcadesa Ada Colau encabezan la concentración
El president del Govern, Carles Puigdemont, y la alcaldesa Ada Colau encabezan la protesta / EFE- Alberto Estévez

A todos ellos se han sumado los trabajadores del metro y de las líneas de autobuses de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) que al mediodía han realizado una parada técnica a modo de protesta.

MARCHA SILENCIOSA DE ESTUDIANTES

Concentraciones institucionales y empresariales que coincidía con la movilización estudiantil. Un millar de jóvenes han marchado de forma silenciosa por el centro de la ciudad desde plaza Universitat hasta plaza Catalunya para protestar por la respuesta policial a la convocatoria de referéndum.

Por la tarde, otro medio millar de personas se han vuelto a convocar frente a la Jefatura de la Policía Nacional en Vía Laietana donde se han coreado cánticos como: “Esto con Franco sí pasaba”, “Hemos votat” o el ya recogido “Els carrers seran sempre nostres”. El mismo que se ha escuchado este lunes por la mañana delante de la sede de Caixabank.

Concentraciones con los que se han calentado motores de cara a la huelga general y los paros previstos este martes 3 de octubre, otro día previsiblemente histórico tanto en Barcelona como en el conjunto de Catalunya.