El traslado de la sede de la firrma GVC Gaesco Beka de Barcelona a Madrid ha provocado la dimisión de su consejero Joan Vallvé i Ribera, que a la vez es vicepresidente de la entidad independentista Òmnium Cultural, una de las asociaciones civiles catalanas que, junto a la ANC, más se ha significado en la lucha por la independencia.

GVC Gaesco, uno de los principales operadores bursátiles de Barcelona, está dirigido por Maria Àngels Vallvé i Ribera, hermana del consejero dimitido y esposa de Joan Hortalà, que fue candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat en los años 80 y posteriormente fue Consejero de Industria de la Generalitat con Jordi Pujol como presidente, y que es presidente de la Bolsa de Barcelona.

La incoherencia con la que se comporta la firma, cuyos propietarios nunca han ocultado sus simpatías por el movimiento independentista y que incluso recibió ayuda del Institut Català de Finances en 2008, en concepto de préstamo de 12 millones de euros, para comprar la firma Gaesco, con numerosos problemas financieros y que la Generalitat quería que continuase bajo control deuna empresa catalana, ha sorprendido a muchos de sus clientes que han exigido explicaciones a los responsables de la operadora bursátil, que administra alrededor de 4.000 millones de euros, sobre sus últimas decisiones y sobre el futuro de la firma.

Precisamente ha sido la reacción de algunos de sus clientes lo que ha provocado, según algunas fuentes, la dimisión de Joan Vallvé, aunque desde la propia firma han intentado disfrazarla como una marcha pactada por el acuerdo entre GVC Gaesco con Beka Finance, aunque este acuerdo se produjo en marzo de 2016, hace 18 meses.