El municipio de Sant Cugat del Vallès se ha convertido en la reserva empresarial de Barcelona por lo que se refiere al mercado de oficinas, hasta el punto de que el mayor crecimiento en ese mercado -exceptuando la capital catalana- tras la crisis del sector se ha producido en la localidad vecina. Su consolidación como distrito financiero se concreta en una realidad con más de 3.100 empresas instaladas, 49 hectáreas de parque de negocios y más de 62.000 puestos de trabajo acumulados.

De hecho, esa población parece destinada a crecer en el futuro cercano a costa del sector terciario de Barcelona. “El crecimiento esperado en las nuevas áreas de negocio y en el centro de la ciudad de Barcelona puede ser una oportunidad para la zona de Sant Cugat, donde las compañías que quieren reubicarse o ampliar sus espacios de acuerdo a rentas más asequibles encontrarán mejores opciones a largo plazo”, afirma Marta Esclapés, analista de la consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield, responsable de un estudio sobre el mercado de oficinas en la población del Vallès.

La evolución de los precios en el mercado barcelonés amenaza con la expulsión de no pocas empresas ahora ubicada en los distritos de negocios de la ciudad, donde la demanda va en aumento, pero la oferta no se mueve al mismo ritmo y los precios siguen al alza. “Obligadas las empresas a revisar contratos de alquiler al alza pueden estudiar reubicarse en la periferia de la ciudad. Y Sant Cugat es el primer candidato para ello”, afirma, Eclapés. Pero no es el único destino fuera de la metrópolis. L’Hospitalet, con su polígono Mas Blau con oferta disponible, o plaza Europa, en la misma población, son otras de las localizaciones que ya se miran empresas ubicadas en Barcelona que tendrá que revisar contratos firmados con la actual ley de arrendamientos promulgada hace poco más de tres años.

DIFERENCIAS DE PRECIO

Frente a los 21 euros por metro cuadrado de alquiler que se paga por las oficinas de media en Barcelona. En Sant Cugat, el precio no llega a los 11 euros, mientras que en L’Hospitalet no pasa de 8 euros en Más Balu y se sitúa en torno a 10 euros en plaza Europa. Es cierto, consideran los expertos, que la calidad de las instalaciones de Mas Blau no está a la altura del 22@. Pero las oficinas de Sant Cugat “están al mismo nivel que las de Barcelona”, comentan fuentes del mercado. Otra poblaciones cercanas a Barcelona, como Barberà del Vallès, tienen peor reputación. La oferta no llega al mismo nivel, ni la demanda muestra el mismo interés que por Sant Cugat.

La nueva oferta del 22@ –el parque Luxa del grupo Castellví o el nuevo edificio de Colonial, entre otros proyectos en marcha-- llegarán al mercado prácticamente prearrendados y, por el momento, no hay nuevos proyectos en marcha. No es de extrañar que las grandes empresas estén buscando en otros destinos. “Las dos grandes operaciones de contratación de espacios empresariales en estos momentos se están negociando en Sant Cugat. El Polígono Empresarial de Can Ametller y el ‘Business Park’ Vallsolana de esa población darán cobijo en próximas fechas a dos grandes empresas, que han desestimado la opción de Barcelona, si la negociación acaba de concretarse, explican fuentes del sector inmobiliario. Asimismo, el grupo Bonpreu ha decidido ubicar sus oficinas centrales y su supermercado Esclat más moderno en terrenos que fueron de CaixaHolding en esa misma población.

APUESTA POR EL ‘HUB’ EMPRESARIAL

“Ubicada a 20 kilómetros del Aeropuerto Barcelona-El Prat, Sant Cugat es reconocida como un hub de innovación por su apuesta por el conocimiento y la educación”, según el estudio de Cushman & Wakefiel.

El municipio del Vallès ha tenido tradicionalmente un papel relevante en las cifras de contratación de oficinas de Barcelona. En los años 2015 y 2016 se cerraron en Sant Cugat un un total de 54 operaciones de alquiler que sumaban 104.000 metros cuadrados (27% del total de Barcelona). Las operaciones más importantes, incluyendo llaves en mano, en cuanto a tamaño fueron: Stradivarius (26.400 metros cuadrados), Laboratorios Echevarne(12.000), Mapfre (10.000) y Natura BisséInternacional (9.200).

Las grandes demandas han encontrado en esta zona de la periferia opciones para instalar sus oficinas. Los sectores farmacéutico, I+D, conocimiento y tecnología buscan oficinas en Sant Cugat debido a los servicios, comunicaciones y a la calidad técnica de los edificios, pero sobre todo a que dispone de un ecosistema empresarial.