Parece que ni la mal llamada turismofobia ni los atentados yihadistas del pasado 17 de agosto han mermado el atractivo de Barcelona como destino turístico internacional. Las críticas al modelo turístico barcelonés siguen ahí, pero los turistas extranjeros, por lo general ajenos a cuestiones que no estén relacionadas con la seguridad, mantienen a la Ciudad Condal como la cuarta ciudad más visitada de Europa, según el Global Destination Cities Index que elabora Mastercard.

De esta forma, Barcelona cerrará el año con casi nueve millones de visitantes internacionales, un 6,5% más, y solo por detrás de Estambul, París y Londres, líder indiscutible con más de 19 millones de turistas extranjeros. Barcelona es, además, la ciudad europea que más crecerá en este capítulo en 2017 y la quinta del mundo con mejores perspectivas a pesar de que ya acumula un aumento de casi el 30% en los últimos seis años. Francia, Reino Unido y Alemania siguen siendo los principales países de origen con casi el 40% de los extranjeros que visitantes.  

Barcelona es la décima ciudad del mundo por gasto turístico

CIUDAD DE VACACIONES, NO DE NEGOCIOS

El GDCI de Mastercard también mide el gasto de los turistas, que en el caso de Barcelona superará los 8.000 millones de euros este año, un 6,9% más que en 2016. La ciudad, que se sitúa en el duodécimo puesto de la lista de destinos con más visitantes, sube un par de puestos en este apartado y se sitúa en el último puesto del Top10. Sin embargo, hay un dato revelador sobre el tipo de turismo que visita Barcelona: el 90,6% de los turistas internacionales viene por ocio o placer y solo el 9,4% lo hace por negocios, muy alejado del 30% de París, el 21% de Hong Kong o el 26% de Amsterdam.

Como siempre, las comparaciones cogen el puente aéreo y Madrid, que no está en el Top20 de ciudades más visitadas del mundo (recibirá unos 5 millones de turistas internacionales), obtiene un rendimiento mucho mayor y cerrará el año con 6.300 millones de euros ingresados, un 5,5% superior que en 2016 y se afianza así en el cuarto lugar europeo y el duodécimo a escala mundial en cuanto a gasto. La lista la encabezan Dubai (26.700 millones), Nueva York (14.700 millones) y Londres (13.000 millones).

LAS VENTAS DE LUJO CAEN

A pesar de las buenas perspectivas para el turismo internacional, el sector del lujo va a sufrir un pequeño bache en las próximas semanas a causa de los atentados yihadistas en Barcelona y Cambrils del pasado 17 de agosto. Las tiendas de alta gama “van a vender menos de los previsto” en octubre por el impacto del 17-A en el turismo extracomunitario, tal y como ha vaticinado el director general de la compañía de compras sin impuestos (tax free) Global Blue, Luis Llorca.

En ciudades como Ginebra los turistas gastan más de 180 euros diarios en compras / EFE/Álex HoffordLos turistas chinos realizan el 40% de las compras de lujo en Barcelona / EFE/Álex Hofford

Durante la presentación de un informe en el Círculo Fortuny ha matizado que hasta ahora los atentados no han tenido un impacto en el número de llegadas de turistas de alto standing porque los visados se expiden con mucha antelación y las reservas de vuelos y hoteles no suelen alterarse a no ser que haya una situación de riesgo en transcurso, algo que no ocurre en el caso de Barcelona. Aunque el impacto definitivo no se empezará a saber hasta que se recaben datos de finales de septiembre y principios de octubre, Llorca prevé una evolución negativa, si bien “la experiencia dice que será por poco tiempo”.

Hasta julio, las ventas de la milla de oro del Passeig de Gràcia habían crecido un 24% en el último año. Según Global Blue, los turistas extracomunitarios gastan hasta diez veces más que los europeos. Solo en las tiendas del lujoso paseo barcelonés, cada visitante intercontinental había gastado una media de 858 euros solo en tiendas de alta gama. El turismo de compras de lujo está dominado por los turistas chinos, con una cuota de mercado del 40% y que han aumentado un 31% el nivel de gasto.