A iniciativa de la asociación de vecinos del barrio, el distrito de Sarrià-Sant Gervasi ya ha puesto en marcha una campaña de sensibilización del consumo y del reciclaje de residuos. El objetivo consiste en implantar un nuevo sistema de recogida de residuos puerta a puerta dirigida a los vecinos del casco antiguo del barrio.

El nuevo modelo de recogida se prevé instaurar en febrero de 2018 con el objetivo de ahorrar materiales, energía y agua. De este modo, según el distrito, se propiciaría el reciclaje, la reutilización de materiales, disminuiría el ruido de los sistemas de recogida y se mantendría la limpieza de las calles durante más tiempo.

El nuevo sistema de recogida viene marcado por un calendario semanal que precisa los días determinados para cada tipo de residuo concreto. Los deshechos orgánicos y sanitarios, al ser los  que más se producen en los hogares, se recogerían los lunes, miércoles, viernes y domingo; el plástico y el metal sobrantes, pasarían a recogerse los miércoles y domingos; los escombros del papel y cartón, los viernes y el vidrio, todos los días.

TRES ÁREAS PÚBLICAS

Los días en los que no pase a recogerse ningún tipo de residuo, el nuevo modelo de recolección prevé tres áreas públicas habilitadas para deshacerse de los desperdicios: la plaza Artós, la plaza Sant Vicenç y la plaza del Consell de la Vila.

El nuevo modelo de recogida de residuos se enmarca dentro del plan municipal de la Estratègia Residus Zero y, a partir de este lunes, la Oficina de Atención Personalizada de la sede del distrito de Sarria ofrece todo la información concreta a los vecinos de la vila. Un barrio de 8.500 habitantes que se suma, con este proyecto piloto, a una de las tendencias de consumo responsable que ya funciona en otras capitales europeas.