Escuchar una aria de 'Don Giovanni' de Mozart en la calle Duquesa d'Orleans o la obertura de 'L'Orfeo' de Monteverdi en la plaza Pere Figuera i Serra con los comentarios del musicólogo y locutor de Catalunya Música Xavier Chavarria es como hacer un viaje por la historia de la ópera sin salir de Sarrià. Por quinto año consecutivo, Chavarria ha preparado con cariño la “Ruta operística por el viejo Sarrià”, un paseo que combina anécdotas de tiempos pasados del barrio (o pueblo, según la época) con fragmentos de obras cumbre del género.

“He intentado buscar vínculos reales o imaginarios entre el barrio y la ópera”, explica el musicólogo minutos antes de empezar la caminata. No son vínculos directos, claro, porque Mozart nunca puso un pie en Sarrià ni hay un teatro de ópera en el barrio en el que se haya representado a Monteverdi. Aun así, la ristra de datos e historias que Chavarria cuenta con dicción y ritmo radiofónicos amenizan un agradable paseo por las callejuelas y plazas del casco antiguo.

El musicólogo Xavier Chavarria, durante un momento de la ruta operística por Sarrià / XFDC

ROSSINI Y LA FORJA

En la plaza Sant Vicenç de Sarrià, junto a la calle Mañé i Flaquer, solía haber una forja muy concurrida que era un “infierno de ruido”, chispas y polvo de metal, una escena que Chavarria relaciona con el concertante que cierra el primer acto de 'El Barbero de Sevilla' de Rossini. “Es una polifonía en la que todos los personajes cantan a la vez”, apunta. Y con textos distintos, lo cual ayuda a crear una situación caótica acompañada de fondo por una orquestación rítmica que emula el martilleo de las herrerías. “Rossini era un niño díscolo y una día su padre le obligó a ir a trabajar a una forja”, cuenta Chavarria. “Fue la experiencia más terrible de su vida”.


MOZART Y LA CAÍDA DEL ANTIGUO RÉGIMEN

La calle Duquesa d'Orleans lleva el nombre de Luisa María Adelaida de Borbón, que fue duquesa entre 1785 y 1821. “Lo que poca gente sabe es que vivió 11 años en Sarrià tras verse obligada a huir de Francia por la caída del Antiguo Régimen”, señala el musicólogo mientras coloca el pequeño altavoz portátil en el que reproduce las piezas que ha elegido. En este caso ha elegido la primera aria de 'Don Giovanni', una obra con tintes revolucionarios en la que Mozart ya refleja el conflicto social entre nobleza y pueblo que acabaría estallando en las revoluciones burguesas de finales del siglo XVIII y mediados del XIX.

En la aria, Leporello, el sirviente de Don Giovanni, hace de centinela mientras su señor se dedica a cortejar a una mujer y, en un acto de protesta, “proclama que está harto de servir y que quiere llevar una vida de gentilhombre”. Durante toda la ópera, igual que en 'Las bodas de Figaro', Mozart se dedica a confrontar los privilegios de la clase dirigente y las miserias de los plebeyos, algo que le costó más de un disgusto por el agitado momento político que se vivía en Europa.


ÓPERA EN RUTA

La “Ruta operística por el viejo Sarrià”, que también tendrá lugar este sábado a las 18:00, forma parte de la sexta edición de La Ópera en ruta, una iniciativa del distrito de Sarrià Sant-Gervasi que nació para acercar la música clásica al gran público. Hasta el 14 de mayo se han organizado decenas de actividades en muchos equipamientos públicos y entidades locales del distrito en una edición que conmemora el 450 aniversario del nacimiento de Claudio Monteverdi, considerado el fundador de la ópera moderna.

El programa de actividades incluye conferencias, audiciones de ópera comentadas, espectáculos infantiles, itinerarios musicales y conciertos para que cada uno pueda hacer su propia ruta y disfrutar del universo inacabable de la ópera.