Luis Tusell es vicepresidente de la Associació de Veïns de les Tres Torres, que se encuentra en plena transformación. En abril esperan convocar una asamblea para elegir a una nueva junta y dinamizar la asociación, que ahora mismo cuenta con unos 200 miembros. Pero mientras tanto no quieren que les deje de lado.

¿Por qué se sienten ninguneados?
Les Tres Torres es un barrio atrapado entre Sarrià y Sant Gervasi y por alguna razón siempre hemos estado a su sombra. Es verdad que somos el barrio con la mayor renta per cápita de Barcelona, o el segundo después de Pedralbes, pero eso no justifica que cada año seamos el barrio con menor inversión pública de la ciudad. No queremos grandes cosas. Solo pedimos que se mantengan y renueven los espacios públicos del barrio. Eso no está reñido con la renta per cápita. ¿Por qué vamos a tener un espacio público de menos calidad o con menos servicios que un vecino de Sants?

¿Han intentado hablar con el Ayuntamiento?
La interlocución con el actual Gobierno es complicada. Nos hemos encontrado con un muro porque políticamente no interesa hacer inversiones en un barrio acomodado. Al menos Trias decía las cosas claras: nos dijo varias veces que no había dinero para invertir en el barrio, pero que mientras tanto se podían estudiar las actuaciones necesarias y que, cuando hubiera presupuesto, ya se ejecutarían. Ahora la situación es distinta porque directamente nos hacen perder el tiempo.

Los vecinos han pedido reiteradas veces que se instale una zona infantil en la plaza Joaquim Pena / XFDC
Los vecinos han pedido reiteradas veces que se instale una zona infantil en la plaza Joaquim Pena / XFDC

¿A qué se refiere?
Al principio del mandato empezamos a negociar con el Gobierno del distrito sobre las actuaciones del Pla d'Actuació del Districte (PAD) que afectaban al distrito y, después de un año de conversaciones, llegamos a la reunión y nos damos cuenta de que de las 15 peticiones iniciales que habíamos hecho, que luego rebajamos a 10, solo habían incorporado una: un cambio de ubicación de un pipican. Hay algunas cosas que llevamos pidiendo desde hace años y no se ha hecho nada.

¿Qué tipo de cosas piden?
No pedimos grandes cosas. Ya somos mayorcitos como para saber que hay otros barrios con necesidades prioritarias, pero en Tres Torres faltan equipamientos. No tenemos ni una guardería, tenemos una biblioteca que fue cedida por un particular (la Biblioteca Clarà) y que no le costó ni un euro al Ayuntamiento. El mercado está muy desaprovechado y ni siquiera tiene un proyecto de renovación como ha sucedido en otros barrios. También necesitamos un centro para gente mayor y tampoco se ha hecho nada.

Pero estas actuaciones son lentas y costosas...
Somos conscientes, pero hay algunas que se deberían haber hecho hace años ya. Lo que nosotros pedimos, en realidad, son pequeñas cosas. Tenemos aceras muy antiguas, con postes telefónicos en medio del paso de peatones. La calles Vergós lleva en estado provisional desde hace ocho años. Debemos ser el único barrio que todavía tiene esas farolas esféricas que se retiraron durante el mandato de Hereu por temas de contaminación lumínica. La lista de medidas que hemos pedido no tendría un coste superior a los tres o cuatros millones de euros en toda la legislatura. Se hace difícil de entender que no haya presupuesto para algo así cuando el Ayuntamiento tiene un superávit de 90 millones.

La acera provsional de la calle Vergós con el carril bici que no lleva a ninguna parte / XFDC
La acera provsional de la calle Vergós con el carril bici que no lleva a ninguna parte / XFDC

El mercado de Les Tres Torres podría ser un punto de partida para dinamizar el barrio
Con el Gobierno de Trias pactamos un grupo de trabajo con técnicos, comerciantes y vecinos para pacificar el entorno del mercado, ampliar aceras, hacerlo más amable y poner algún paso de peatones. Ahora se nos ha dicho que no, otra vez. Nosotros negociamos con el Ayuntamiento, no con partidos políticos, y los acuerdos se han incumplido. Tampoco pedimos nada extraordinario. En el fondo lo que nos molesta es que no haya diálogo.