La seguridad ciudadana siempre es un tema espinoso porque mezcla la objetividad de los datos reales con la subjetividad de las percepciones. En la última Encuesta de Victimización de Barcelona, que recoge cuántos ciudadanos fueron víctimas de un hecho que consideran delictivo (por lo que pueden estar equivocados), el índice para la ciudad fue del 24,9%. O lo que es lo mismo: uno de cada cuatro barceloneses piensa que fue víctima de un delito en 2016

En Sarrià-Sant Gervasi este porcentaje es del 26%, ligeramente superior, pero con un incremento de más de seis puntos respecto a la encuesta de 2014 (19,9%), por lo que se convierte en el distrito en el que más ha crecido este índice. Ha pasado de ser el último al tercero, solo superado por Sant Andreu (26,7%) y Sants-Montjuïc (27,8%). “Falta presencia de la Guàrdia en el barrio. Cada vez hay más robos”, reclamaba un vecino en el pasado Consejo Plenario del distrito, celebrado esta semana.

Resultados de la Encuesta de Victimización de Barcelona

LA MISMA GUÀRDIA URBANA DE SIEMPRE

El regidor del distrito, Daniel Módol, tranquilizó al vecino asegurando que “no ha habido ninguna disminución de Guàrdia Urbana ni de Mossos en el barrio”, aunque reconoció que no hay suficientes agentes para todo. “Ojalá se pudiera incrementar, no solo aquí, sino en toda la ciudad”, dijo. A pesar de que hay el mismo número de agentes en la calle, el vecino tenía parte de razón al quejarse. Según los datos de Mossos y Guàrdia Urbana, en 2016 los delitos crecieron un 3,34% en el distrito, que con 9.377 incidentes es el sexto con más delincuencia de Barcelona, aunque muy lejos de Ciutat Vella y el Eixample (con cuatro veces más).

La diferencia entre la percepción de inseguridad de los vecinos y los datos de las fuerzas de seguridad se puede deber a varios factores. El primero es que, efectivamente, las encuestas de victimización recogen sensaciones y no hechos atestiguados por la Policía. Al mismo tiempo, son un instrumento internacionalmente reconocido (si se usa bien) para hacer aflorar delitos que no han sido denunciados. En esta última encuesta, por ejemplo, solo el 22% de las personas que dijeron ser víctima de un delito lo había denunciado. 

TOQUE DE LA OPOSICIÓN

El consejero portavoz del Grup Municipal Demòcrata, Pol Lliró, dió un toque al Gobierno municipal al considerar que “no ha dado explicaciones sobre por qué se ha producido [este incremento] ni ha convocado una junta de seguridad para tratar un tema que a todos nos tendría que preocupar”. En respuesta, el consejero socialista Blas Navalón aseguró que es “una encuesta muy nueva” y que todavía no ha habido tiempo para analizar los datos en profundidad.

Navalón puso especial énfasis en que la encuesta recoge sensaciones de los entrevistados y que el distrito “no está tan lejos” de la media de la ciudad, por lo que pidió más cuidado a la hora de valorar datos que “pueden engañar”. También recordó que la encuesta refleja que los habitantes de Sarrià-Sant Gervasi dan un 7 al nivel de seguridad en el distrito, mientras que la media de la ciudad es del 6,5 e insistió en que excepto en el índice de victimización, el resto de indicadores “salen muy bien”.