El barrio de Sants vive su Fiesta Mayor. En un ambiente que se bate entre la tristeza por el atentado y la clásica celebración, uno de los conciertos fue suspendido. El colectivo Trama Feminista de Sants boicoteó la actuación del grupo de fusión Itaca Band ya que, según denuncian, el cantante, Albert García, está acusado de una supuesta agresión sexual, aunque desde la banda aseguran que no hay una denuncia formal.

El colectivo feminista interrumpió el concierto en la  primera canción con pancartas, silbatos, antorchas y gritos como “Itaca Band agressors”. Ante la situación, unos 20 músicos miembros de grupos amigos (Txarango, La Pegatina y Animal, entre otros) se subieron al escenario para intentar poner paz en el ambiente, pero como relata una de las integrantes del colectivo en Facebook “nosotras continuábamos queriendo subir al escenario y mostrar nuestro rechazo públicamente a la agresión”. Algo que finalmente, sucedió.

 

 

EL GRUPO ASEGURA QUE NO HAY UNA DENUNCIA FORMAL

Tal y como relata esta integrante de Trama Feminista de Sants en su perfil personal, finalmente una de las mujeres puso subir y explicar por qué estaban boicoteando un concierto que finalmente tuvo que ser suspendido y con cinco personas atendidas por la Cruz Roja después de que se lanzaran objetos al escenario. “Muy fácil tildarnos de histéricas y exageradas, fue un momento en el que el agresor se convirtió en víctima por los colectivos feministas, (irónico, ¿verdad?)”, replicaba en su cuenta de Facebook.

Desde la página de Facebook del colectivo, hace una semana publicaban un post en el que explicaban que ya en julio pidieron als Castellers de Sants que no llevaran a su espacio en la Fiesta Mayor a un grupo cuyo integrante está acusado de agresión. Como els Borinots, como se conoce als castellers, mantuvieron en su cartel al grupo barcelonés, finalmente decidieron boicotear y forzar la suspensión del concierto.

Tras el boicot, nueve chicas en representación del grupo de Montcada i Reixac (Barcelona), volvieron a subir al escenario para leer un comunicado en el que aclaraban “Itaca Band no somos agresores machistas y también aclarar que no hay ninguna denuncia formal”. Asimismo, mostraron su voluntad de hablar con el colectivo que había denunciado públicamente la situación.

 

 

Un día después del incidente encima y debajo del escenario, el grupo ha emitido un comunicado. En él explican que hacia las 12 de la noche vivieron "una de las situaciones más complicadas de nuestras carrera" cuando se inició la protesta. En él, reiteran que no hay una denuncia formal y que "desde hace más de un año nos sorprendión recibir la acusación de agresores, que no ha dejado de perseguirnos hasta ahora". Una acusación que según explican, "encontramos injusta y nos está destrozando como personas". 

Con todo, desde la banda aseguran estar "abiertos a y dispuestos a encontrarnos con cualquier persona y/o colectivo  que quieran hablar con nosostros".