Intentos de fuga, denuncias de agresiones y mucha opacidad. Este es el cóctel que se esconde detrás de los barrotes del Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) de la Zona Franca que, una vez más, está en el foco de la polémica. El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha abierto este jueves una nueva investigación por la supuesta agresión de un grupo de agentes de la Policía Nacional a una veintena de internos.

Los hechos se produjeron el pasado 21 de septiembre. Según la denuncia presentada por organizaciones de defensa de Derechos Humanos (Centre Irídia y Tanquem els CIE), los agentes dividieron a los internos en dos mitades. A unos los llevaron a una sala donde no hay cámaras y allí "apagaron las luces, nos agredieron, y nos dejaron cerrados con llave durante unas tres horas", según el relato de la denuncia a la que ha tenido acceso este medio. A los otros internos, los encerraron en una celda de aislamiento durante tres horas.

Los denunciantes apuntan que todavía habría restos de sangre en el suelo y en las paredes, así como en el pasillo, donde las cámaras sí podrían haber registrado parte de las agresiones. También señalan que a algunos internos los llevaron a los lavabos para pegarles y humillarles "con insultos racistas". En estas agresiones, según la denuncia, participaron 10 policías nacionales.

La versión policial de los hechos es muy distinta. Según argumentan los agentes, los incidentes se precipitaron hacia las 18 horas, cuando un grupo de inmigrantes argelinos se abalanzaron contra los policías para intentar fugarse del centro.

RIBÓ PIDE (DE NUEVO) EL CIERRE

Una vez más, el Síndic de Greuges -al que le han negado la entrada al CIE en reiteradas ocasiones- ha pedido información sobre los hechos tanto al Ministerio del Interior como a la Delegación del Gobierno. Como en las anteriores denuncias de agresiones, también ha reclamado que intervenga el Defensor del Pueblo para esclarecer los hechos.

Ribó ha insistido en la urgencia de cerrar definitivamente el CIE barcelonés, ya que "presenta un grado de violencia muy alto". Ha recordado que en el polémico centro de la Zona Francia se registraron (de 2010 a 2016) 267 de las 290 agresiones detectadas en todos los CIE de España.