Empieza la cuenta atrás para que los vecinos de Sants-Badal vuelvan a tener un Centro de Atención Primaria (CAP) en el barrio. Será una cuenta atrás larga (18 meses) que pondrá fin a una situación complicada para sus habitantes, que llevan años pidiendo la reubicación del centro y por ahora tienen que acudir al de Sants-Vapor Vell. El nuevo CAP tiene un presupuesto de 3,3 millones y una vez finalizado el Ayuntamiento de Barcelona lo pondrá a disposición de la Generalitat para equiparlo y ponerlo en marcha.

El CAP Sants-Badal sustituirá al de Carreras Candi, que está cerrado desde el mes de julio de 2016 debido a que no cumplía los requisitos para un equipamiento por graves deficiencias estructurales. El nuevo edificio tendrá más de 2.000 metros cuadrados y contará con sótano, bajos y cuatro plantas. En total albergará 24 consultas, entre las que habrá una dedicada a la atención no programada y contará con una sala de tratamiento, otra de cirugía y tres boxes. 

Sants

MÁS EQUIPAMIENTOS PARA EL BARRIO

La puesta en marcha del CAP Sants-Badal, que estará ubicado en la calle Roger número 48 esquina con la calle Juan de Sada, es el primer paso para renovar urbanísticamente la zona, según ha informado el consistorio, que cuenta con unos 25.000 habitantes en el territorio delimitado por las calles Riera Blanca, Badal, avenida Madrid, Ronda del Mig y la rambla Brasil. También está prevista la construcción de una guardería y un equipamiento de barrio y de proximidad.

El centro forma parte del Plan de Equipamientos 2016-2023 firmado entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat, que en este caso también cuenta con la colaboración del Consorci de la Zona Franca (CZF). En un acuerdo tripartito firmado en 2014, el CZF se comprometió a sufragar el coste de la construcción del CAP, que será de titularidad municipal, y el Institut Català de la Salut (ICS) alquilará el edificio al Ayuntamiento.