Barcelona cuenta con unas 20.000 personas invidentes a las que hacer la compra no siempre les resulta fácil e incluso, en ocasiones, se convierte en un auténtico acto de fe. Por ello, este lunes se ha presentado una novedosa aplicación móvil que a través de una descripción auditiva de locales y productos, la hace más sencilla y segura.

“Por mucho que les pidas qué hay y qué no hay según el precio, todo el mundo sabe qué cartera tienen y a ellos (a algunos vendedores) les da igual, colocan lo que quieren”, explica resignado Pere Antoni Mir, uno de los primeros invidentes de la ciudad que ya se ha descargado la app Barcelona sense fronteres. Esta app ha sido impulsada por el distrito de Sants-Montjuïc junto a dos asociaciones de comerciantes del distrito y una cooperativa con base universitaria.

Mientras la persona invidente pasea por la calle, la app detalla los comercios que dejan a su paso, su historia o su página web así como las ofertas y novedades que pueden encontrar en su interior. También se ofrece información de la calle con datos como el número en el que se encuentran para facilitar la ubicación. “Es una seguridad saber que tenemos una serie de productos a un precio determinado y que no nos puedan engañar. Es una gran ventaja para nosotros”, sostiene Mir.

comprar app

Mir accede a Cistelleria Siscart tras utilizar la app Barcelona sense barreres / M.S.

PRUEBA PILOTO EN SANTS

La prueba piloto se ha presentado este lunes en uno de los 150 comercios que, hasta la fecha, se han adherido a la iniciativa. Todos ellos se encuentran en el eje comercial de Creu Coberta, uno de los principales puntos neurálgicos y tradicionales de la ciudad. A finales de septiembre, otros 100 comercios formarán parte de esta red virtual creada por la cooperativa Xarxa Oberta de Beacons de Barcelona en la que han trabajado el departamento de psicología de la UAB y la escuela de ingeniería de la UPC. Y precisamente en ellos, en los beacons, está la clave. Estos pequeños dispositivos autónomos de bajo mantenimiento y coste son los que envían las señales al móvil vía Bluetooth y ayudan al invidente a ser totalmente autónomo en la compra.

Uno de estos beacons ya se ha instalado en una tienda centenaria del barrio de Sants: Cistelleria Siscart. En su interior se ha mostrado como la app describe las ofertas y novedades de un local que ahora dirige Maria Joana Siscar. “Es una iniciativa que enseguida nos enamoró porque los comerciantes de Creu Coberta ya vamos detrás de la accesibilidad de la gente”, explica.

ACCESIVILIDAD FÍSICA Y VIRTUAL

Siscart sostiene que desde hace tiempo luchan por acercar y facilitar el acceso físico a sus locales, cambiando escalones por rampas o editando un catálogo con todos los productos detallados en braille. Pero con la app han dado un paso más. “Esta es una accesibilidad virtual que les permite acceder y conocer lo que hay en las tiendas”, puntualiza la vendedora.

braille
El catálogo en braille disponible en este comercio de Sants / M.S.

Actualmente, la app está disponible para Android en fase beta y queda pendiente la versión para el sistema operativo de iOS, el la más habitual entre los discapacitados visuales, que saldrá en septiembre. Si todo va bien, ese mismo mes se reducirá el lanzamiento oficial con el que el Ayuntamiento de Barcelona quiere dar el pistoletazo de salida a una app dispuesta a conquistar el resto de la ciudad, incluso entre personas que no la necesitan por incapacidad. Una ciudad con 20.000 personas que podrán comprar con tranquilidad, seguridad y sin barreras.