El regidor del Distrito de Sant Martí, Josep Maria Montaner, ha vuelto a ser rotundo en su negativa de comprar el edificio en el que se instalará el futuro albergue de la Vila Olímpica. En relación al proceso participativo que han iniciado los vecinos de la zona, Montaner ha argumentado que “está bien que se hagan consultas”, pero considera que es “una inversión que tiene que decidir toda la ciudadanía". Hace un mes, ERC ya se quedó sola pidiendo una consulta sobre el tema.

"¿POR QUÉ COMPRAR ESTE Y NO OTRO?" 

Según ha defendido el regidor, “no solo unos vecinos concretos” son los que deben “obligar” al Ayuntamiento a expropiar. De hecho, el edil ha avalado sus argumentos con las tesis de los servicios jurídicos de la Casa Gran. Según ha explicado, el organismo considera que la hipotética actuación generaría un “agravio” ante aquellos que también quieren ser expropiados. Circunstancia a la que suma el problema de “ética y moral” que comportaría tirar adelante la expropiación y posterior indemnización. “¿Por qué comprar este y no otro?” ha cuestionado Montaner.

El regidor ha recordado que el proyecto tiene licencia desde el anterior mandato y que cumple las normativas, aunque le pueda parecer mejor o peor al nuevo equipo de Gobierno. Por último, Montaner ha desvelado que el consistorio ya ha pedido “que se vuelvan a revisar las licencias por parte de los bomberos”. Una revisión que, probablemente, busque el más mínimo detalle para darle el stop a la obra (hasta que se repare el problema).