El mayor edificio con estructura de madera de España, un edificio de planta baja más 7 plantas que acogerá decenas de viviendas sociales, se ubicará en Barcelona. Concretamente, será en la plaza de Les Glòries donde se situará el inmueble proyectado por el equipo de arquitectas Cierto Estudio.

El motivo de esta insólita opción es que estas siete jóvenes arquitectas quieren construir un edificio en el que la distribución de las viviendas sea flexible y en el que el espacio destinado obligatoriamente ahora a aparcamiento pueda destinarse a otros usos en años venideros, cuando están convencidas de que no será necesario y de paso reducir el impacto medioambiental, ya que con una estructura de madera las emisiones de CO2 se reducen a la mitad.

El objetivo es crear un edificio "con mirada de futuro, que se pueda repensar y en el que todo sea versátil para que pueda adaptarse al ciclo de vida de la ciudad y del usuario", ha explicado a Efe Anna Llonch, que junto a Marta Armengol, Marta Benedicto, Ivet Gasol, Carlota de Gispert, Lucía Millet y Clara Vidal fundó Cierto Estudio en 2014.

La propuesta se llama "La Comunidad Habitacional" y con ella, en marzo pasado y junto con su socio Franc Llonch, este estudio de arquitectura 'al femenino' ganó el concurso internacional de la manzana de las Glòries convocado por el Ayuntamiento de Barcelona para construir en ella casi 300 viviendas sociales.

La victoria ha hecho que, con la perspectiva de que la construcción empiece a finales de 2018, Cierto Estudio ya esté diseñando el Plan Especial de Mejora Urbana (PEMU) de la manzana, un solar con una capacidad de techo edificable de 30.000 m2.

También que haga realidad parte de su proyecto de viviendas sociales en una de las cuatro parcelas resultantes, concretamente el bloque A, que tendrá fachada a la calle Castillejos.

Los otros tres equipos que quedaron por detrás de Cierto Estudio en el concurso proyectarán un edificio cada uno en cada una de las parcelas restantes, adaptando sus propuestas al PEMU de Cierto Estudio.

"La Comunidad Habitacional" propone dos volúmenes compactos unidos por un zócalo común que dan continuidad a la trama urbana, abriendo paso a un recorrido peatonal que nace en la Diagonal y desemboca en el acceso principal del Mercat dels Encants.

El proyecto apuesta por la vivienda colectiva y por eso se accede a ella a través de la pasarela, un espacio exterior que es el lugar de encuentro entre los vecinos y relaciona las viviendas con los otros espacios comunes intermedios, un proceso de acceso que se traducirá en "toda una manera de vivir", según Clara Vidal.

Equipo de arquitectas que ha proyectado el mayor edificio con estructura de madera de España / Cierto Estudio
Equipo de arquitectas que ha proyectado el mayor edificio con estructura de madera de España / Cierto Estudio

En el edificio "A", el que hará realidad los sueños de las arquitectas de Cierto Estudio, la planta es "superinnovadora porque no tiene jerarquía, la distribución de la vivienda es totalmente libre y además, pueden crecer y decrecer" a costa de las viviendas de al lado gracias a la construcción industrial en seco, según ha explicado Anna Llonch.

La joven arquitecta ha reconocido que le hace mucha ilusión ver construido su proyecto y en especial el "experimento de suma de habitaciones", a su juicio lo más potente del proyecto.

En cambio, Carlota de Gispert pone énfasis en el peso que ha tenido la estrategia medioambiental y de movilidad del proyecto en que ganase el concurso, y apunta entre los motivos su propuesta para dar un futuro uso a los aparcamientos, que ahora obliga a construir la normativa en los edificios de viviendas.

"En el futuro el papel del automóvil es discutible. Morirán los aparcamientos" ha vaticinado la joven arquitecta. En este sentido, ha explicado que para "no condenar a los aparcamientos a ser siempre aparcamientos" Cierto Estudio tomó otra de las "decisiones fuertes": que el edificio tuviera una estructura de madera en vez de tener la planta baja y el subterráneo hechas de hormigón, como es habitual en España para evitar humedades.

"Dijimos: hagamos unas grandes losas en las que se apoye una estructura de madera mucho más ligera y doblemos las luces -las distancias entre pilares- para que en un futuro donde hay un aparcamiento pueda haber un gimnasio o una biblioteca", explica De Gispert, que subraya la responsabilidad de construir edificios que perduren muchos años.