Can Ricart es uno de los terrenos emblemáticos del Poblenou. Por su tamaño, su situación, su significado y por las esperanzas que hace tiempo depositaron los vecinos del barrio en que se iba a poner fin a la degradación de los terrenos y que podrían disfrutar de los equipamientos que allí se iban a construir. Esperanzas e ilusiones que el paso del tiempo y la inacción de las administraciones han ido frustrando.

Los años han pasado y Can Ricart continúa su proceso de degradación. Tan sólo una pequeña parte, la que ocupan Hangar, un centro dedicado a la investigación y la producción artística, el Casal de Joves y la Plataforma Eix Pere IV ha sido rehabilitada. El resto se encuentra en ruinas, vallado y vigilado por una empresa de seguridad para intentar impedir el acceso de cualquier persona. Árboles, arbustos y maleza se han adueñado del lugar y los edificios, declarados Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN) por la Generalitat en 2007, presentan un aspecto lamentable y algunas de las que eran naves industriales amenazan ruina.

La UB estudia un nuevo proyecto para instalarse en Can Ricart. / CT

Parte de los terrenos, alrededor de 7.000 metros cuadrados, fueron cedidos en su día a la Universidad de Barcelona para que pusieran en marcha el proyecto Minerva-Parque de las Humanidades y las Ciencias Sociales, instalara la Biblioteca de Reserva, además de un campus dedicado a los estudios audiovisuales. En 2015 se firmó el convenio de cesión y se presentó un ambicioso proyecto. Desde entonces, nada.

HARTAZGO VECINAL

Los vecinos de la zona reconocen que sus sentimientos van desde la indignación al hartazgo. Indignados porque se sienten engañados. "Es lo de siempre", reconoce Joan, que desde su casa puede ver el interior del recinto. "Llega la época de elecciones, vienen por aquí, cuatro fotos, un discurso, promesas, risas, abrazos, saludos. Luego se van... y hasta la próxima. Lo único bueno, que ahora lo han vallado y vigilan que no se cuele nadie. Antes entraban los chavales, se subían a los tejados y podían hacerse mucho daño".

Y hartos de ver como la degradación del recinto continúa. "La universidad presentó un proyecto, pero por ahora se ha quedado en nada. Hace tiempo que tenían que haber empezado las obras, pero no ha entrado ni una máquina. Y es triste ver como unos terrenos en los que se podrían hacer cosas muy buenas para los vecinos están muertos de asco".

Algunos edificios del recinto amenazan ruina. / CR

Tampoco Manuel cree que las cosas se estén haciendo bien. "Llevo toda la vida en el barrio y en muchas cosas ha mejorado mucho, esto no tienen nada que ver a lo que había hace 40 años. Pero en lo de Can Ricart no se ha hecho nada. Yo creo, y no soy el único, que hay algo raro en todo esto. Se prometió que se harían cosas para todos los vecinos, pero por el momento no se ha movido ni un dedo".

Además, los vecinos temen que al estar parte de los terrenos en manos privadas será inevitable que parte de los terrenos acaben ocupados por edificios de viviendas, aunque limitadas por encontrarse en la zona de influencia de la BCIN.

Desde las asociaciones de vecinos implicadas en la salvaguarda del patrimonio industrial del Poblenou se insiste en que debe ser el ayuntamiento el que ponga en marcha el proyecto de rehabilitación de toda la zona de Can Ricart. Y, además de los usos universitarios y de centros para promover el asociacionismo en el barrio, quieren que parte de los mismos se destinen a huertos urbanos, ya que en el barrio hay escasez de terrenos para estos usos.

Tan solo una pequeña parte del recinto esté rehabilitada. / CR

LA UB, COMPROMETIDA

Desde la Universidad de Barcelona, aseguran que el proyecto de construcción de un campus sigue activo, pero en la actualidad están reelaborándolo. "El proyecto que se presentó inicialmente", asegura un portavoz de la UB, "se está rehaciendo ya que era un poco caro y las administraciones tenemos algunos problemas para hacer ciertas inversiones. Pero la universidad continúa comprometida con Can Ricart y, aunque no salga el primer proyecto, el campus se hará. Los usos se están definiendo y ahora hay que esperar a que el proyecto este reformulado. Aún es un poco pronto para saber cuándo se pondrá en marcha".