Las negociaciones entre los vecinos de Congrés-Indians, el Distrito de Sant Andreu y Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ante la posible eliminación del bus 20 siguen en punto muerto. Por eso, se han vuelto a echar a la calle para exigir una solución que no perjudique al barrio. 

"Es cierto que ahora vemos una predisposición por parte del Ayuntamiento a la hora de negociar, pero seguimos sin avanzar", comenta la presidenta de la  Asociación de Vecinos de Congrés-Indians, Betlem Ayúcar.  De hecho, la propia presidenta de TMB y concejal de Movilidad en el Ayuntamiento, Mercedes Vidal, se ha sentado en la mesa con los afectados para buscar una salida a este punto muerto. Sin embargo, las soluciones que han ofrecido hasta ahora son "insuficientes" a ojos de los vecinos.

BUS-BARRI, POSIBLE ALTERNATIVA

 

La último de estas propuestas es la de un 'bus-barri' que cubriría un trayecto similar al 20, aunque como recuerda Ayúcar "pasaría con una frecuencia mucho menor que la actual, aproximadamente cada media hora". Por lo tanto, en caso de que esta fuera la alternativa, los vecinos exigen que se duplique su frecuencia.  

Desde el distrito también se ha sugerido el desvío del trayecto de la línea 27, pero aunque pararía en los puntos más demandados -el CAP Maragall y el Hospital de Sant Pau- tampoco llegaría al centro de la ciudad. 

Frente a este estancamiento en las negociaciones, los vecinos lo tienen claro: "Seguiremos luchando para obtener una solución que no implique el barrio pierda".