Aunque empezó este curso escolar ya en marcha, la inauguración de la Escola Can Fabra de Sant Andreu no se ha oficiado hasta este viernes 13. El acto con las autoridades tampoco ha estado ausente de críticas por los años de retraso que acumulaba el equipamiento. Y es que, como ha recordado el expresidente de la Asociación de Familias de los Alumnos (AFA), hace ocho años y medio que empezó la movilización para que los niños y niñas salieran de los barracones. Por ese entonces, los padres y madres creían que el nuevo equipamiento no se haría esperar mucho más que tres o cuatro años.

Desde entonces, el camino ha sido largo y ha estado “lleno de trabas y demasiadas decepciones constantes”, como apunta el actual presidente del AFA, José Luis Carol. El motor del proceso han sido las propias familias que no han dejado nunca de hacer un seguimiento del estado de las obras fiscalizando a las administraciones. Pero su lucha solo ha acabado parcialmente. La próxima batalla: “conseguir una oferta suficiente de plazas de secundaria” que pueda ofrecer una continuidad al modelo educativo de Can Fabra.

Por su parte, la directora del centro, Carme Martínez, ha agradecido el apoyo que han depositado los padres y madres en la escuela a la hora de confiarles “lo más preciado que tenéis: la educación de vuestros hijos e hijas”.

Captura de pantalla 2017 05 13 a les 11.39.45

PRESENCIA INSTITUCIONAL 

En la misma línea, la vicepresidenta del Consorcio de Educación de Barcelona, Laia Ortiz, ha remarcado que “es un orgullo, porque hay una nueva escuela pública a la ciudad de Barcelona; una escuela referente, de calidad, de innovación, de inclusión y de valores”, ha añadido. De hecho, Ortiz ha confesado que le hacía especial ilusión esta inauguración porque ella misma ya ha preinscrito a su propia hija.

También ha hecho acto de presencia la la inauguración oficial a consejera del Departament d’Ensenyament, Meritxell Ruiz, ha aplaudido que “aquel sueño que durante tantos años habéis tenido, este curso se ha hecho realidad”.