El lujo ha llegado a Sant Andreu de Palomar. No a los bolsillos de sus vecinos o a sus plazas de párking, sino a su passeig de Fabra i Puig. Mientras que la renda de sus familias continua alejada de la media de Barcelona, una promotora con sede en Suiza, Stoneweg SA, ha decidido levantar pisos de lujo dónde el año 1921 se inauguró el Cine Odeón (desmantelado en 1981) y dónde en 1983 se abría el único mercado privado del distrito (a desmantelar en las próximas semanas).

DEL CINE A LAS GALERÍAS COMERCIALES

Muchos 'andreuencs' todavía recuerdan haber ido a algunas proyecciones cinematográficas del antiguo Odeón. De hecho, sus abuelos igual también fueron a disfrutar de los espectáculos teatrales o de variedades que se celebraban en su primera década de vida. Por aquel entonces el local tenía 1.800 localidades y la entrada iba de las 0,30 a las 0,50 pesetas. Sin embargo, las luces también dejaron paso a la oscuridad. Años más tarde el franquismo utilizó la sala como escenario de sus actos de afirmación.

Si bien en la sesión nocturna de los setenta el público incluso podía entrar con la cena, el 14 de junio de 1981 el proyector se apagó para siempre. Un cierre y posterior desmantelamiento que, dos años después, daría paso al primer y único mercado privado del distrito. El Mercaodeon (el cual rendía homenaje a las salas de reestreno con su nombre), se convertiría en un punto de referencia comercial de sus vecinos hasta el declive del modelo.

Mercaodeon / DGM

MERCADONA SE QUEDÓ CON LAS GANAS

¿Y quién tenía intención de recoger ese guante? Mercadona. Hace solo tres años la distribuidora alimentaria se interesó por el espacio, tal como han afirmado distintas fuentes a este medio de comunicación. Si bien la intención era posicionar la marca en el passeig de Fabra i Puig y buscar una promotora inmobiliaria para que le construyera los pisos que irían encima de su local, la operación finalmente se vió frustrada. Algunos paradistas del Mercaodeon se negaron a vender su puesto y Mercadona se tuvo que conformar con su local en el carrer del Pare Manyanet.

Sin embargo, el declive de la galería comercial ha sido imparable y finalmente echó el cierre hace escasos meses. Ahora, entre sus (futuros) escombros se levantarán pisos de lujo. Tal como ha comunicado a este medio la filial de la promotora, Stoneweg Spain, en total se empezarán a construir en enero 32 vivendas con acabados de alta calidad, las cuales se esperan entregar para julio de 2019. El piso más modesto tiene un precio de partida de 300.000 euros y los más interesantes (situados en la primera planta) dispondrán de una terraza de aproximadamente 77 metros cuadrados.

UNA PROMOTORA QUE "JUEGA" CON LA ECONOMÍA

En su página web, Stoneweg publicita que “construye y reforma viviendas únicas en lugares exclusivos” con los “estándares internacionales más altos” y garantiza “un extraordinario nivel de confort”. De hecho, asegura que combina “ubicación fantástica, tecnología vanguardista y diseño innovador”. Calidad que, sin embargo, contrasta con el nivel de vida de Sant Andreu de Palomar, cuya renda familiar se sitúa bastante por debajo de la media de Barcelona.

Stoneweg SA es una compañía con sede en Suiza y fundada en 2015 por los españoles afincados en este mismo país, Joaquín Castellví y Jaume Sabater. Estos lograron captar 1.400 millones de euros, capital que desembolsaron varias instituciones y inversores privados (muchos de ellos también afincados en Suiza). Tal como declaró Castellví al diario Expansión, la idea de la sociedad es "invertir en diferentes países, jugando con su situación económica y, luego, aprovechando sus ciclos inmobiliarios”.