Este lunes 19 de junio se ha celebrado el último de los homenajes de las víctimas de Hipercor, 30 años después del atentado. El acto, organizado por la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT), ha contado con la presencia de máximas autoridades políticas y de cuerpos de seguridad. De todos los discursos pronunciados, han destacado las palabras de la alcaldesa Ada Colau y el president de la Generalitat, Carles Puigdemont. Ambos han entonado un 'mea culpa' al reconocer que, en ocasiones, ambas instituciones no han estado “a la altura de las circunstancias”.

DISCULPAS Y PITOS

Colau ha expresado "humildemente" sus disculpas "por si el Ayuntamiento de Barcelona no siempre ha estado a la altura en el acompañamiento de las víctimas del peor atentado terrorista sufrido en Barcelona". Por este motivo, ha mostrado su "profundo respeto" por la memoria de las víctimas y ha instado a “no olvidar nunca” lo sucedido.

En el mismo sentido, Puigdemont ha reconocido ante las víctimas que “muchas veces” las instituciones “no hemos sabido responder a vuestras necesidades”. “A veces no era cuestión de dinero, sino de reconocimiento”, ha expresado. Un reconocimiento que se debe traducir en “calor”, en el “sentir que hay alguien que puede empatizar con el dolor”.

Antes de la intervención de Puigdemont, un grupo de personas han abucheado al president al grito de “golpista” y con varios “Viva España”. El presidente de la ACVOT, José Vargas, ha tomado entonces la palabra y ha pedido “por favor” silencio. “Estamos en un acto de víctimas del terrorismo, no es ningún acto político”, les ha espetado.

“QUE NO SE OLVIDE JAMÁS”

El presidente de la ACVOT ha centrado su discurso en preservar la memoria de “todos aquellos que en un fatídico día vieron y padecieron el horror”. En su opinión, han sido “olvidados” durante “mucho tiempo”. Sin embargo, “no hemos permitido nunca la manipulación política del dolor de las víctimas”, ha recordado Vargas a las autoridades. Aún así, él mismo ha puesto sobre la mesa el hecho que quienes “avalaron y justificar” a los asesinos, “hoy desgraciadamente” vuelven a “estar en nuestras instituciones democráticas”.

Para preservar la memoria, ACVOT ha organizado una exposición de portadas de prensa e imágenes inéditas del atentado en el Archivo de la Corona de Aragón. “Una exposición que nos impulsa a no olvidar”, porque “ni queremos ni podemos olvidar”, ha insistido el conseller d'Interior de la Generalitat, Jordi Jané. En su caso, el conseller ha orientado su discurso en defender los cuerpos de seguridad del Estado; “objetivo prioritario” de quienes quieren atentar. El espacio está abierto al público hasta el próximo sábado 24 de junio.

EL BAILE DE CIFRAS PERDURA 30 AÑOS DESPUÉS

Tal como ha recordado Jané, se suele decir que “hace 30 años murieron 21 personas, pero no es cierto; murieron 22”. ¿De quién se trata? “Una de las personas que murió estaba embarazada”, ha recordado el conseller. “Una persona que habría nacido lo más seguro si no hubiese sido por ese macabro atentado”. Por este motivo, Jané ha preferido dejar de lado los números, porque “las cifras pueden ser muy frías”, y se ha centrado en la necesaria “colaboración” entre cuerpos policiales.

Una intervención en la que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, le ha recogido el guante y ha asegurado que “el mejor homenaje que se le puede hacer a las víctimas del terrorismo es saber que todos los cuerpos de seguridad del Estado están luchando contra el terrorismo”. Tal como ha considerado, “si permitiéramos que la historia la escriban los verdugos, quienes padecerán eternamente serán las víctimas”.