El sábado 4 de noviembre será el último día que los comerciantes trabajarán en el antiguo mercado de Sant Andreu. A partir de entonces, cerrará sus puertas y se iniciarán las reformas. 

El mercado provisional de Sant Andreu, situado en la calle Sant Andrià, entre las calles Segre y Otger, donde está la puerta de acceso principal, consta de dos módulos encajados entre sí. El primero de menor tamaño y el segundo será el que acoja las tiendas de alimentación. La construcción provisional ha costado 2.033.315,77 €.

Con motivo de la apertura del mercado provisional, los comerciantes celebrarán la inauguración del equipamiento el sábado 11 de noviembre por la mañana.

EL NUEVO MERCADO DE SANT ANDREU

El volumen del nuevo edificio se rebajará y el impacto visual será más agradable. Gran parte del perímetro será de vidrio, lo que le dotará de mayor amplitud y luminosidad. El proyecto también contempla la urbanización limítrofe con el mercado y se calcula que  esté terminado en el plazo de un año y medio.

El futuro edificio del mercado estará formado por dos plantas: un bajo para la venta de productos frescos y locales de restauración; y un subterráneo dedicado a la logística del mercado, así como cámaras y almacenes. A su lado, se levantará otro edificio de dos plantas. En el bajo de éste se ubicarán comercios de alimentación y en la primera y segunda planta habrán oficinas y una sala de reuniones.

Tanto el mercado provisional como el del nuevo proyecto han respetado la plaza porticada, el corazón histórico del barrio que cubría el mercado al aire libre del año 1906.