B-Mincome es un plan para luchar contra la pobreza y la desigualdad en zonas desfavorecidas de Barcelona. El proyecto combina una renta mínima garantizada con políticas de empleo durante dos años. Así lo explicaron este lunes tres técnicos municipales. "Ya hemos respondido a los solicitantes que no reunían los requisitos necesarios para adquirir la ayuda económica y formar parte de los planes de empleo", explicó uno de los técnicos. Han recibido 25.000 solicitudes de familias y el 17 de noviembre anunciarán las 1.000 familias beneficiarias del plan.

Una idea pensada para los barrios cuyas familias tienen mayores dificultades económicas pero que lo publican tarde en el de Roquetes. Una vez que los vecinos ya no tienen opción de solicitar la ayuda, aunque los técnicos lo han presentado decenas de veces en otros barrios del eje Besòs durante los últimos meses. En contra, un vecino tildó este tipo de políticas de "limosnas" y poco generadoras de empleo a lo que la regidora, Janet Sanz, respondió defendiendo que "el gobierno municipal ha multiplicado por cuatro las ayudas sociales como no se ha hecho nunca en dos años".

EL PARQUE DEL PLA DE FORNELLS, UNA DECEPCIÓN

Donde los vecinos esperaban un pequeño lago o chorros dinámicos de agua, no irá nada parecido. Una fuente para beber agua. Los vecinos reclaman algún juego de agua para actividades lúdicas infantiles, ya que muy cerca hay un colegio que hace de casal en verano y una guardería y no hay nada parecido en unos cuantos kilómetros a la redonda, en contraposición a otros barrios de la ciudad. El técnico de urbanismo que presentaba el proyecto, Ramón Casanovas, explicó que este barrido de elementos urbanos en el plano se debe a un "coste desproporcional" que supondría 200.000 euros más, a parte de 1.300.000 euros que cuesta ya la remodelación total de los 1.000 m² que abarca la obra.

Lo que sí aplaudieron los vecinos fue la idea de colocar algunas máquinas para que las personas más mayores del barrio puedan hacer ejercicio físico al aire libre. El inicio de las obras será en marzo y se prevé que terminen en los siguientes seis meses.

La iluminación de la calle Antonio Machado; el cambio de sentido de la calle Artesanía, que además se convierte en carril único de bus; las continuas averías de las escaleras mecánicas de la calle Mina de la Ciutat y Cantera y los buses 80, 81, 82 y 83, que llevan hasta Torre Baró, Valona y Can Cuyás, fueron otros temas que cerraron el orden del día del consejo de Roquetes.