A Ignasi Catalan se le saltaban las lágrimas el pasado 1 de octubre. El histórico líder vecinal de Nou Barris fue la última persona que introdujo la papeleta en las urnas de la Fundació Trinijove antes de que la policía las requisara. Se quedó triste y abatido. Él, acostumbrado a encabezar todas las luchas vecinales al norte de Sant Andreu, no entendía por qué había tanto alboroto por unas urnas. Esta mañana le han hecho un homenaje delante del mismo colegio electoral en el que votó.

“Tranquilo, tu voto lo han contado electrónicamente”, le decían los vecinos que se han acercado hasta la sede de la fundación, en la calle Pare Pérez del Pulgar, mientras Ignasi volvía a deshacerse en lágrimas. “Todavía quedan muchas cosas por ver y vale la pena seguir viviendo por esto”, proclama otro vecino después de que Catalan haya depositado un clavel en la puerta. En el vídeo, cedido por Cristina Garde del colectivo Somatents, se le ve muy emocionado. “Hoy es un día grande”, se le escucha decir entre sollozos.  


HISTORIA VIVA

Decir que Catalan es sinónimo de Nou Barris sería una expresión demasiado tópica y manida si no fuera porque, literalmente, lo es. Él fue la personas que se sacó de la chistera el nombre de 'Nou Barris', allá por los 70, cuando toda esa zona todavía se conocía como “los barrios al norte de Sant Andreu”. Un nombre sencillo y directo que desconcierta a mucha gente porque, en la actualidad, el distrito de Nou Barris está formado por 13 barrios y no nueve.

La historia se remonta a mucho antes. Catalan y otros activistas vecinales como Manuel Vital y Cirilo Poblador fundaron la Associació de Veïns de la Secció Vallbona – Torre Baró – Trinitat, los nuevos barrios norteños que el alcalde Josep Maria Porcioles (1957-1973) tenía previsto revolucionar con un plan urbanístico muy controvertido. La reordenación de los barrios despertó el rechazo inmediato de las entidades.

El histórico dirigente de Nou Barris, Ignasi Catalan, fue el último en votar el 1-O / 9BTV
El histórico dirigente de Nou Barris, Ignasi Catalan, fue el último en votar el 1-O / 9BTV

EL NOMBRE HACE LA COSA

Las movilizaciones vecinales, que lograrían detener el plan, iban acompañadas de un boletín rudimentario y de nombre impronunciable: Hoja informativa de la Asociación de Vecinos del sector de Vallbona – Torre Baró – Trinidad, que comprende también los barrios de Verdún, Roquetas, Prosperidad, Canyelles, Guineueta y Ciudad Meridiana. Como nadie tenía ganas de recitar un nombre tan largo, Catalan contó los barrios afectados por el plan y cortó por lo sano: “Nou Barris”.

Ya en 1980, el Ayuntamiento decidió cambiar el mapa de los distritos de la ciudad en base a la geografía, la historia y la voluntad de los vecinos. En Nou Barris, fue la voluntad popular la que marcó el ritmo de la creación del distrito y el consistorio aceptó la propuesta de Catalan, que estaba convencido de que su nombre era sencillo, pero a la vez daba algo más de singularidad a la zona que se conocía como “Barris del Nord”.