La Barcelona del norte existe. Más allá de las decenas de pistas de scalextric por las que cada día entran y salen cientos de miles de vehículos, hay tres de los barrios más deprimidos de Barcelona. Muchos pueden señalar a cómo ha golpeado la crisis sobre los vecinos, cuyas vidas construyeron en bloques con aluminosis. Sin embargo, la depresión económica solo les ha pisado los dedos en su escalada hacia una vida más digna. Muchos cayeron al lodo de la pobreza, pero su férrea identidad social les mantuvo en pie. Ahora ellos serán quienes redacten los planes de barrio de Torre Baró, Ciutat Meridiana y Vallbona.

25,6 MILLONES DE EUROS

Tal como explicó en el pasado pleno de Nou Barris la consellera del Gobierno del Distrito, Carolina Recio, los tres planes tienen “un origen compartido con los vecinos, vecinas y entidades del barrio”. Ellos han sido quienes han establecido las prioridades y los puntos sobre los que actuar “para mejorar los barrios y para hacer una ciudad que combata las desigualdades sociales”. En total, se invertirán 25,6 millones de euros.

Hoy por hoy, un vecino de Torre Baró tiene una esperanza de vida 11 años inferior a la de un ciudadano de Pedralbes. Ambos, sin embargo, son vecinos de la misma Barcelona. En opinión de Recio, la hoja de ruta “nos permitirá trabajar agravios históricos de una ciudad que ha estado de espaldas a algunos barrios”. Una circunstancia que, tal como admitía el conseller del PDeCAT, Abel Plana, se tratan de “carencias históricas muy importantes” que “no vienen ni de 2 ni de 6 años”, sino que “vienen de hace décadas”.

Actuaciones tan simples como unas escaleras mecánicas en Ciutat Meridiana, conectar los tres núcleos urbanos con un autobús o rehabilitar fincas, buscan que “las condiciones de vida y el entorno sean el normal, el que merecen sus vecinos y vecinas”, señalaba el conseller de ERC, Joaquim Sangrà. Si bien desde Esquerra “encontramos a faltar algunas cosas”, los independentistas también muestran una cierta sensación de 'deja vú'. Aún así, desde la formación aseguran que “a todo aquello que esté en nuestra mano, nosotros daremos apoyo”.

PP Y C'S DISCREPAN

Tal como ha recalcado Recio, “continuaremos trabajando para que no sea el plan de barrios del gobierno, sino que sea el plan de los barrios del norte”. Una idea de la que discrepan grupos municipales como el PP, cuyo conseller, Francisco López, cree que “habría sido mucho mejor traerlo como un gran acuerdo de ciudad”, en lugar de ser presentado como medida de Gobierno.

En la misma línea, Juan del Olmo de Ciutadans criticaba cómo “el documento que presenta Barcelona en Comú podría haberse presentado a principios de mandato”. Un supuesto retraso que, en su opinión, responde a la “anteposición de la ideología” en el lugar de “soluciones reales y efectivas”. Desde el ejecutivo de Nou Barris, Recio defendió que “el plan de barrios no lo es todo; hay mucha intervención municipal que ya se ha hecho”. Pero si antes “la sociedad civil no estaba, ahora sí está y continuará estando”, replicaba Recio a Ciutadans.