Cambio de luces, incremento de farolas y ahorro del 70%. Con esta actuación, el Ayuntamiento de Barcelona busca mejorar la sensación lumínica de los transeúntes, reducir el consumo de energía y, en definitiva, mejorar las condiciones y la calidad del espacio público, según ha emitido en un comunicado de prensa. Está previsto que las actuaciones empiecen en el próximo mes de mayo y acaben a finales del 2017. Se espera invertir cerca de 2,2 millones de euros.

Con el plan renove, se substituirán las luces actuales de vapor de mercurio y de vapor de alta presión de sodio, por unas nuevas de LED. Además, el consistorio ha llevado a cabo un estudio lumínico integral del parque. Este busca adaptar la iluminación que había hasta ahora, con el objetivo de cubrir los usos que se hacen ahora del parque.

RENOVACIÓN EN TRES FASES

En total se renovaran 414 farolas, 165 soportes y se instalarán 31 nuevos puntos de luz. Todo ello, acondicionado a la estética actual del parque de Nou Barris. En concreto, se intervendrá en tres ámbitos del parque Central: en el tramo delimitado entre la plaça de Karl Marx y el passeig de Fabra y Puig; entre Fabra i Puig y el passeig de Verdum , y en la plaça de Can Ensenya, por encima de Marie Curie; y en la calle limítrofe con Mont-ral.

Con el objetivo de optimizar la inversión, se conservarán los cuadros de mando existentes que están en buen estado, pero se adaptarán a las nuevas tecnologías de telegestión. Así se mejorará la gestión y control del alumbrado. Además, se conservarán los apoyos que actualmente están en buenas condiciones. Todas las luminarias se cambian por luminarias con tecnología LED, y se renovará el cableado del parque. Esta última actuación implicará abrir zanjas y reponer el pavimento. La naturaleza de las obras y las dimensiones del espacio actual tienen que permitir la convivencia de obras y de las personas sin más dificultad, teniendo que tomar sólo las precauciones habituales.