La última fábrica de ladrillos operativa de Barcelona, la Bòbila, es el lugar elegido por el Ayuntamiento para ubicar a las entidades de la Teixonera. Así lo ha explicado este martes la consellera del distrito, Mercedes Vidal, en la presentación del Pla de Barris, que también comprende el barrio de Sant Genís dels Agudells.

Precisamente, ambos barrios, antiguamente hermanados, volverán a estar comunicados una vez finalice el cubrimiento de la Ronda de Dalt, la artería de la ciudad que los separó, en el tramo de 180 metros que ya está en obras, el único previsto en esta legislatura. Vidal ha destacado que estos barrios han “estado desatendidos durante mucho tiempo y es por ello que necesitan una atención extra”.

En un primer momento, las entidades de la Teixonera iban a ubicarse en los bajos de un edificio colindante a la Bòbila, en la calle Saturnino Calleja, pero cuando los vecinos se enteraron que el Ayuntamiento iba a recuperar este edificio histórico del barrio presionaron para cambiar la sede.

Mercedes Vidal en la visita a la Bòbida / P. A.
Mercedes Vidal en la visita al interior de la Bòbida / P. A.

La Bóbila, que cesó su actividad industrial en 2008, estaba gestionada por un empresario que conmutará este edificio por los bajos donde debían ubicarse las entidades vecinales. La remodelación de la fábrica se alargará entre dos y tres años y tendrá un coste superior a los dos millones de euros. La planta baja se convertirá en un espacio para la memoria histórica de la Teixonera. En la planta superior es donde se ubicarán las asociaciones.

La Teixonera, además de disponer de un espacio para las entidades, también podrá inaugurar su primer equipamiento educativo, concretamente una guardería. Todavía no se ha decidido dónde se ubicará, pero el proyecto ya está aprobado y en marcha. También se mejorará el espacio deportivo comunitario de la Campa.

CAN SOLER PARA LOS VECINOS

La principal actuación del Pla de Barris en Sant Genís dels Agudells será la mejora de los entornos de la masía de Can Soler, en la Vall del Bacallà. Allí se encontraba hasta hace poco el campo de fútbol del barrio, cuya superficie se destinará a equipamientos públicos.

El Ayuntamiento trabaja con las entidades y los vecinos para decidir qué equipamientos se establecerán en los entornos de Can Soler. Entre las propuestas destacan los huertos urbanos o un rocódromo, aunque el consistorio todavía no ha dado el visto bueno a ninguna opción.

Masia de Can Soler / AJUNTAMENT DE BARCELONA
Masia de Can Soler / AJUNTAMENT DE BARCELONA

La recuperación de este espacio se enmarca dentro del proyecto para abrir Barcelona a Collserola y conectarla con los barrios de la falda de la montaña. Otro de los principales proyectos que se llevarán a cabo en Sant Genís es la reurbanización de diversas calles y espacios púbicos; o la conexión del barrio con Montbau a través del recinto hospitalario de la Vall d'Hebron.

GENTE MAYOR

Sant Genís dels Agudells es, tras Montbau, el barrio más envejecido de Barcelona. La Teixonera también cuenta con un alto porcentaje de gente mayor. Muchas de estas personas viven solas o en edificios sin ascensor por lo que corren riesgo de quedarse aisladas.

Para evitar que esta parte de la población se quede sola, el Pla de Barris plantea una serie de acciones que permitan a la gente mayor integrarse en la vida social del barrio y disfrutar de un “envejecimiento saludable”. En esta línea, se desplegará un programa de rehabilitación o instalación de ascensores.

También se prevé implementar servicios o programas de formación en los cuidados de la gente mayor. Este proyecto se vinculará al Hospital Vall d'Hebron y al CAP de San Rafael, con la perspectiva de que acabe revirtiendo en los barrios colindantes.