Barcelona es una ciudad con muchas desigualdades. Hay barrios sin apenas zonas verdes y otros que están rodeados de árboles, como Sant Genís dels Agudells, donde, en cambio, escasean los equipamientos municipales, algo que el nuevo pla de barris tratará de compensar.

Este viernes, los abuelos de Sant Genís se han juntado para asistir a una fiesta. Tras años y años de reclamaciones, por fin han podido estrenar su casal para la gente mayor. Un edificio de 728 metros cuadrados que ha costado 1.100.000 euros. Un equipamiento imprescindible para el segundo barrio más envejecido de Barcelona, tras sus vecinos de Montbau, con un 27,8% de población mayor de 65 años.

El espacio, que entrará en funcionamiento en septiembre, pretende ser un punto de reunión y de organización de actividades para los vecinos más mayores del barrio. Durante el acto inaugural, los asistentes podían sugerir actividades que quieren que se hagan en un equipamiento que contará con un aula de informática antes de que acabe el año y en el que en septiembre empezará un curso de cocina.

Los vecinos de Sant Genís dels Agudells abarrotaron su nuevo casal / P. A.
Los vecinos de Sant Genís dels Agudells abarrotaron su nuevo casal / P. A.

La expectación por la inauguración fue tal que la sala principal, donde actuó el grupo de coral del barrio, se hizo una demostración de baile en línea y los políticos hicieron sus parlamentos, se quedó pequeña. Muchas personas se quedaron en la puerta porque no pudieron acceder a la sala durante el acto, tras el cual se repartió merienda gratuita.

Las expectativas de asistencia quedaron desbordadas y responsables municipales tuvieron que improvisar e ir a comprar 200 zumos de más a los que ya estaban preparados para que ningún vecino se quedara sin merienda.

VISITA SORPRESA DE LA ALCALDESA

El acto contó además con una invitada sorpresa. Ada Colau apareció en la inauguración, para sorpresa de muchos vecinos, que no contaban con ver a la mediática alcaldesa, que recorrió las instalaciones y dialogó con quien la interpeló.

Ada Colau y Mercedes Vidal hablan con unas vecinas en el momento que llega Jaume Collboni al Casal de Sant Genís / P. A.
Ada Colau y Mercedes Vidal hablan con unas vecinas en el Casal de Sant Genís / P. A.

La alcaldesa, que sigue de baja por maternidad, felicitó a los vecinos, a los que otorgó el mérito de la consecución del casal, que fue proyectado durante el mandato de Xavier Trias y que se ha rematado en la actual legislatura. Colau defendido la identidad de barrio y ha reconocido el abandono de los diferentes ayuntamientos de la ciudad a barrios como Sant Genís dels Agudells, faltos de infraestructuras. 

“No es eso de decir gracias, sino ya es hora”, explicaba Xavier, un vecino comprometido con el barrio mientras esperaba la inauguración. El casal cubrirá la demanda de un espacio para la gente mayor del barrio, con un alto porcentaje de solitud, pues el 26,3% de las personas mayores de 74 años viven solas. Tal y como reivindicó en el acto de inauguración el presidente de la Asociación de Vecinos de Sant Genís dels Agudells, Xavier Civit, desde hace 25 años que se inauguró el centro cívico la Casa Groga que el barrio no vivía la inauguración de un equipamiento público.

Es por ello que Civit pidió a los polítios que no tengan que pasar otros 25 años para disfrutar del siguiente. Por ahora, el barrio sigue esperando el tan deseado cubrimiento de la ronda de Dalt, que les separa de sus 'vecinos' de la Teixonera.

Algunos vecinos se quejaban que la Casa Groga, donde se juntaban hasta ahora algunos, estaba muy arriba en el barrio y les costaba llegar hasta allí. El nuevo espacio, ubicado un poco más abajo, cuenta con dos pisos y acceso desde ambas alturas. Un ascensor facilita la movilidad interna.