Hasta nueve autobuses de las líneas H6 y 32 se han visto afectados por una situación esperpéntica. Unas obras de reasfaltado en la calle Anna Maria Martinez han provocado que dos de las líneas de autobuses que dan servicio al barrio del Guinardó hayan visto seriamente alteradas su ruta y horario habitual.

Los autobuses que circulan por la calle Mare de Déu de Montserrat, dirección Besós, deben girar por la calle de los Periodistes y bajar por Anna Maria Martinez para acabar tomando Ronda Guinardó. Pues bien, pasadas las diez de la mañana, los autobuses de ambas líneas se han encontrado con que la calle Anna Maria Martinez estaba cortada por unas obras de reasfaltado y han tenido que detenerse y permanecer en medio de la calle sin poder avanzar ni retroceder.

Por lo visto, la cadena de comunicación de dichas obras, que como suele ser habitual debían estar previstas desde hace tiempo, no ha llegado ni a TMB ni a los conductores, por lo que no se había podido establecer una ruta alternativa ni ninguna otras medida que salvaguardara los intereses de los usuarios, que se han visto seriamente afectados por la falta de previsión de las autoridades.

Las obras de reasfaltado que han acabado provocando el colapso. / CR

Los conductores de los autobuses han tenido que desalojar a los pasajeros ante la imposibilidad de continuar su camino habitual. Alguno de ellos se han quejado de que nadie les había avisado de que la calle Anna Maria Martinez, por la que tienen que circular, iba a estar cortada durante buena parte de la mañana y alrededor de una hora se han tenido que quedar parados sin poder circular, en una imagen que habla de la falta de previsión en las administraciones responsables de la movilidad en la ciudad.

Alrededor de las 11.30, el atasco se ha ido poco a poco solucionando. Los autobuses no articulados han podido continuar su camino, pero sin pasajeros, desviados por la calle Varsovia, mientras que los articulados, de mayor tamaño, se han visto obligados a dar la vuelta en la misma Mare de Déu de Montserrat ante la imposibilidad de seguir su ruta habitual.

Además, algunas de las paradas de Mare de Déu de Montserrat en la ruta en dirección Besós, se han quedado sin servicio mientras no se ha acabado de reasfaltar la calle Anna Maria Martinez y los autobuses han podido volver a circular por su ruta habitual.