El portavoz del Grupo Municipal Demócrata, Joaquim Forn, ha exigido este martes al Gobierno de Ada Colau que ponga en marcha un plan de choque para las plazas de la Vila de Gràcia que entre en vigor este mismo verano. Forn ha presentado la proposición que su grupo defenderá durante el Consejo Plenario que tendrá lugar este viernes y en la que pedirá más presencia de la Guàrdia Urbana y de agentes cívicos en las plazas, además de una campaña de sensibilización.

“Estamos preocupados por la situación en Gràcia y, en general, por la convivencia en la ciudad”. El portavoz ha recordado que en el Consejo Municipal del mes de enero ya se aprobó una proposición que forzaba al Gobierno municipal a presentar un plan para evitar el incremento de incidencias y quejas vecinales en el espacio público. El último episodio ha sido en la plaza del Sol, que incluso ha recibido la atención de un proyecto europeo para medir el ruido que ocasionan los botellones.

Según Forn, las quejas comenzaron a crecer en verano del año pasado, pero el teniente de alcalde Gerardo Pisarello dijo que no hacía falta poner en marcha un plan específico y que lo único que conseguía era crear alarmismo. “Las quejas aumentan y tenemos la sensación de que la ciudad se les está escapando de las manos, hay una incapacidad de redirigir la situación por su inacción. No podemos esperar a que pase el verano, hacen falta medidas inmediatas”, ha dicho.