La Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado el plan de remodelación de la calle Princep d'Asturies que une el distrito de Gràcia con el de Sarrià-Sant Gervasi.

La avenida, que transcurre entre la plaça de Lesspes y la Via Augusta, pasará de tener cinco carriles de circulación para los coches a tener tres, con lo que se ganará más espacio para los peatones gracias a la ampliación de las aceras.

El proyecto, que comenzará a ejecutarse en el próximo mes de febrero, tendrá un coste de casi 5 millones de euros y está previsto que las obras tenga una duración de un año.

Una vez concluyan las obras, la calle tendrá tres carriles para los coches, dos en sentido descendente, de Lesseps a Via Augusta, uno para coches y otros exclusivo para autobuses, mientras que en sentido contrario tan solo habrá un carril, que compartirán coches y autobuses.

Las obras permitirán, además, que se añadan más zonas de descanso, con bancos para los peatones, se pongan más pasos de peatones, con la intención de revitalizar la vida en la avenida.

La remodelación de la calle es, según el Ayuntamiento, una petición de los vecinos y la propuesta aprobada recoge las inquietudes expresadas por ellos durante el proceso de elaboración del proyecto, que han servido para diseñar una calle más pacificada que sirva para conectar de la mejor manera posible los barrios que la rodean.